Resumen de El fantasma de Canterville de Oscar Wilde

Resumen de El fantasma de Canterville de Oscar Wilde

«El fantasma de Canterville» de Oscar Wilde  —parte del libro de historias cortas El crimen de Lord Arthur Savile y otras historias y publicado individualmente como El fantasma de Canterville—, es a la vez una sátira del materialismo americano, una burla a los valores británicos tradicionales y una divertida variación al cuento de terror gótico tradicional. Como todo buen texto escrito para la juventud, éste es un libro que puede ser leído a cualquier edad y al que uno vuelve con gusto siendo ya mayor.

Este artículo acompaña el comentario sobre los personajes de la historia.

Resumen

Alerta de spoiler: esta sección revela el argumento del libro.

Mr. Hirsham B. Otis, un ministro americano, acaba de comprar una finca inglesa llamada Canterville Chase a Lord Canterville, cuya familia la posee desde hace siglos. Todos los que han oído hablar de la venta creen que Mr. Otis ha cometido un error, porque Canterville Chase tiene fama de estar encantada. Incluso Lord Canterville se siente obligado por el honor a hablarle a Mr. Otis del fantasma que habita la propiedad y de los múltiples miembros de su familia que lo han visto. Mr. Otis, que dice venir de un país demasiado moderno para creer en fantasmas, no se deja impresionar por estas historias. Acepta comprar la propiedad, con fantasmas y todo.

Unas semanas más tarde, Mr. Otis y su esposa, Mrs. Otis, toman el tren hacia su nuevo hogar con sus hijos, Washington, Virginia y los gemelos. El trayecto desde la estación de ferrocarril es largo y, a medida que se acercan a la casa, la agradable tarde de verano se transforma en una ominosa tormenta. Mrs. Umney, ama de llaves de Canterville Chase, recibe al grupo en la puerta y les hace pasar. Tras explorar brevemente la casa, la familia se sorprende al encontrar una mancha de sangre en el suelo, junto a la chimenea del salón. Al ser interrogada, Mrs. Umney informa a la familia Otis de que la mancha no puede quitarse, tanto porque ya se ha fijado en la tela como porque tiene siglos de antigüedad y se ha convertido en una popular atracción turística. Sir Simon de Canterville, dice, es el causante de la mancha de sangre cuando mató a su esposa en 1575. Sir Simon desapareció poco después y, aunque nunca se le volvió a ver con vida ni se encontró su cadáver, su fantasma recorre Canterville Chase.

Los estadounidenses reaccionan ante la historia de Sir Simon con la misma incredulidad que Mr. Otis mostró ante el fantasma en un principio. Washington se pone inmediatamente manos a la obra para eliminar la mancha con la ayuda del quitamanchas Champion de Pinkerton y el detergente Paragon, que resultan ser bastante eficaces. Pronto la mancha queda completamente limpia. Sin embargo, vuelve a aparecer a la mañana siguiente, y durante muchas mañanas más, a pesar de que Washington la elimina diligente y diariamente. Extrañamente, la mancha parece cambiar de color, a veces con tonalidades poco naturales para una mancha de sangre, como el morado y el verde brillante. La familia se convence de que, después de todo, la reaparición de la mancha debe de ser obra del fantasma, aunque en realidad sienten curiosidad por el fenómeno y no se asustan en absoluto. En cualquier caso, todas las dudas sobre la naturaleza embrujada de la casa desaparecen cuando el fantasmal Sir Simon hace su primera aparición unos días después, de madrugada, cuando la familia lleva mucho tiempo durmiendo. Con sus siniestros ojos rojos, sus ropas rotas y sucias y sus miembros encadenados, Sir Simon intenta causar una primera impresión aterradora a Mr. Otis. Pero el ministro hace poco caso de estos adornos, despertándose sólo para ofrecer a Sir Simon una botella de lubricante Tammany Rising Sun. El aceite, le dice Mr. Otis al fantasma, detendrá el horrible chirrido producido por las cadenas de Sir Simon y permitirá que la familia descanse. Sir Simon, que muestra toda la altanera indignación de su pasado aristocrático, se siente muy ofendido y rompe la botella contra el suelo antes de marcharse enfadado. Sin embargo, antes de abandonar la escena por completo, es abordado por los gemelos, que le arrojan almohadas con rudeza. Ellos obligan a Sir Simon a atravesar una pared para escapar a su dormitorio, una cámara secreta escondida en un ala de la finca.

En su habitación, Sir Simon contempla su larga historia como fantasma en Canterville Chase. Considera el embrujo como un trabajo del que se siente muy orgulloso. Recuerda los múltiples casos de embrujos pasados, deleitándose con los sustos que fue capaz de producir en los aristócratas ingleses de siglos pasados. El recuerdo de estos éxitos sólo hace que se sienta más confuso sobre cómo un puñado de estadounidenses advenedizos le frustraron tan fácilmente. Se jura a sí mismo que se vengará. Tras unos días de reflexión, Sir Simon decide asustar a la familia Otis poniéndose su vieja armadura y paseándose con ella por la casa. Espera a que la familia esté dormida para empezar su plan. Desgraciadamente, pronto se da cuenta de que el traje pesa demasiado para que pueda levantarlo, y el único susto que consigue es el que produce el fuerte estruendo de la armadura al caer al suelo. Sir Simon se ve rápidamente rodeado por la familia Otis: los gemelos le disparan con sus pistolas de juguete mientras Mr. Otis le apunta con una pistola de verdad, como si fuera un vulgar ladrón. Una vez más, Sir Simon se ve obligado a huir de la familia Otis y se retira a su habitación para reflexionar sobre su nueva suerte. Los dos fracasos consecutivos tienen un extraño efecto físico en el fantasma, que tarda varios días en tener fuerzas para volver a intentar asustar.

El tercer intento de Sir Simon es el más elaborado hasta la fecha, con planes especialmente diabólicos para Washington Otis (que sigue quitando la mancha de sangre) y los gemelos, a quienes Sir Simon ha llegado a despreciar. De hecho, Sir Simon planea visitar individualmente a cada miembro de la familia Otis, aunque piensa tomárselo con calma con Virginia, ya que nunca le ha insultado y posee un carácter amable. Sin embargo, los Otis tienen otros planes. Han instalado una especie de espantapájaros (un falso fantasma formado por una escoba, una sábana y un nabo hueco) en los pasillos para ahuyentar a Sir Simon. Su plan tiene éxito. Cuando Sir Simon dobla la esquina, ataviado con su atuendo más aterrador y adornado con una daga oxidada, se encuentra con el fantasma falso y se asusta hasta perder la razón. Por tercera vez, huye aterrorizado a sus aposentos. Es casi de día cuando finalmente se decide a volver e intentar hablar con el fantasma (puesto que Sir Simon es, él mismo, un fantasma, parece que tiene pocas razones para temer a otros fantasmas). Cuando lo hace, se enfurece por el truco que le han gastado y jura vengarse una vez más, pero pronto pierde la confianza en sí mismo y regresa a su habitación abatido, cansado y nervioso. Renuncia a renovar la mancha de sangre en el suelo de la sala de estar y limita sus actividades fantasmales a las que la tradición le obliga a continuar; incluso empieza a utilizar el aceite lubricante para silenciar sus cadenas, no vaya a ser que los gemelos le oigan.

Los gemelos, sin embargo, no se rinden. Siguen tendiendo trampas a Sir Simon, como tirar de una cuerda por el pasillo, con la esperanza de atraparlo. Una de estas trampas, un tobogán engrasado con mantequilla diseñado para hacerle caer por una escalera, hiere y enfada tanto a Sir Simon que encuentra la fuerza de voluntad para intentar un último susto. Para ello, se disfraza de «Rupert, el imprudente o el conde sin cabeza». Tarda un poco en montar el disfraz, ya que no lo ha usado en casi un siglo, pero consigue reunirlo todo a tiempo para un asalto final la noche siguiente. Los gemelos, sin embargo, están preparados para él. Cuando Sir Simon entra en su habitación, activa la trampa que le han tendido y es inmediatamente rociado con agua de una jarra colocada sobre la puerta. Por cuarta vez, el fantasma huye a su habitación con una mezcla de miedo, derrota e indignación. El desgaste físico de este último fracaso le debilita tanto que no sale de la cama durante semanas. Incluso cuando por fin recupera las fuerzas, se mantiene alejado de la familia Otis, aunque los gemelos lo vigilan constantemente. Ni siquiera una visita del Duque de Cheshire, cuya familia ha sido durante mucho tiempo víctima de los sustos de Sir Simon, es suficiente para entusiasmar al fantasma.

El Duque se encuentra en Canterville Chase visitando a Virginia, de la que está prendado desde hace tiempo. Un día, de regreso de una excursión a los prados con el Duque, Virginia se encuentra con Sir Simon. El fantasma está desesperado y no le hace caso, hasta que Virginia decide entablar conversación con él. Le dice a Sir Simon que siente pena por él, pero le asegura que sus hermanos pronto se irán a la escuela en otoño. Espera que esto le conceda un respiro, aunque le recuerda al fantasma que, aunque no aprueba el trato que le dan sus hermanos, Sir Simon ha sido muy malvado por su cuenta. Por ejemplo, acusa al fantasma de robarle sus pinturas para renovar la mancha de sangre del salón (lo que explica su color extrañamente cambiante), imposibilitándole a su vez pintar lo que deseaba. Los dos hablan largo y tendido, y Sir Simon le cuenta a Virginia una profecía que predice las circunstancias en las que podría dejar de rondar Canterville Chase y pasar a su descanso eterno. La profecía dice que una joven inocente debe llorar y rezar por Sir Simon. Además, dice que los residentes vivos de Canterville Chase sabrán que las oraciones han funcionado cuando vean florecer de nuevo el almendro de la propiedad, que lleva mucho tiempo estéril. Como Virginia es tan joven y buena, Sir Simon espera que ella sea la muchacha predicha por la profecía y le pregunta si quiere ayudar. Virginia acepta. Los dos desaparecen en una zona secreta de la casa.

La ausencia de Virginia no tarda en notarse y se envía un grupo de búsqueda sin resultados. Sin embargo, finalmente ella regresa con una extraña caja en forma de ataúd en la mano. Virginia le cuenta a Mr. Otis que la caja contiene joyas que le regaló Sir Simon, ya fallecido. Ella conduce a sus padres y hermanos a una habitación secreta escondida en la finca, donde Sir Simon fue asesinado de hambre por sus cuñados y donde aún permanecía su cuerpo. Los suegros de Sir Simon lo asesinaron como venganza porque Sir Simon había asesinado a su esposa, que era su hermana. Con la ayuda de Virginia, el fantasma pudo por fin encontrar reposo, una verdad que se comprueba cuando los gemelos se fijan en el almendro en flor. La familia Canterville es notificada de lo ocurrido y se celebra un funeral para enterrar el cuerpo de Sir Simon. Mr. Otis intenta devolver las joyas de Virginia a Lord Canterville, quien se niega diciendo que, puesto que el fantasma estaba incluido en la venta de la casa, también son de su propiedad. Más tarde, Virginia luce las joyas cuando conoce a la Reina de Inglaterra, tras su matrimonio con el Duque de Cheshire.

Contexto histórico

Aunque el imperio británico seguía amasando poder en todo el mundo, el poder tradicional de la monarquía en Inglaterra disminuía continuamente al mismo tiempo que crecía el poder del gobierno parlamentario (elegido democráticamente). Bajo el reinado de la Reina Victoria, en el siglo XIX, Inglaterra experimentó su transición final hacia una monarquía constitucional, un sistema en el que la monarquía opera bajo mandatos establecidos por una constitución. El Parlamento, al parecer, tenía especial interés en representar al pueblo. A partir de 1832, el Parlamento empezó a aprobar una serie de Leyes de Reforma que otorgaban el derecho de voto a un número cada vez mayor de ciudadanos, hasta el punto de que, cuando se publicó El fantasma de Canterville, medio siglo después, el número de hombres británicos con derecho a voto había pasado de quinientos mil a más de cinco millones (las mujeres no podrían votar hasta 1918, y sólo si eran propietarias mayores de treinta años). Con este cambio de poder hacia el hombre común, y el subsiguiente ascenso de la clase media, la aristocracia —junto con su poder y riqueza— empezó a menguar. Este es precisamente el momento social y político crucial en el que la familia estadounidense Otis de El fantasma de Canterville llega para comprar una casa, propiedad de aristócratas desde hacía siglos.

Datos claves

Título original: The Canterville Ghost
Título completo: El fantasma de Canterville
Cuándo se escribió: 1887
Dónde se escribió: Londres, Inglaterra
Cuándo se publicó: 1887
Periodo literario: Finales de la época victoriana
Género: Novela, comedia, sátira, gótico
Ambientación: Canterville Chase, Inglaterra
Clímax: Sir Simon, el fantasma titular de la historia, encuentra el descanso eterno y el perdón divino con la ayuda de Virginia Otis, una joven inocente e intrépida
Antagonista: Sir Simon de Canterville
Punto de vista: Tercera persona omnisciente

 

Portadas de El crimen de Lord Arthur Savile y otras historias

  • «El fantasma de Canterville» ha sido publicado en el libro El crimen de Lord Arthur Savile y otras historias de Oscar Wilde por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda, tapa dura y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y tapa dura.

 

Portadas de El fantasma de Canterville

  • «El fantasma de Canterville» por Oscar Wilde también ha sido publicado como libro independiente por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.