Resumen de Daisy Miller de Henry James

Resumen de Daisy Miller de Henry James

Ambientada en el siglo XIX, Daisy Miller de Henry James, sigue a una enigmática señorita mientras navega por los entresijos sociales de la alta sociedad europea. El comportamiento poco convencional de Daisy y su negativa a ajustarse a las normas sociales crean tensión e intriga, especialmente en sus interacciones con el reservado y contemplativo Frederick Winterbourne que se siente a la vez fascinado y perplejo por la conducta de Daisy.

Este artículo acompaña los personajes del libro.

Resumen

Alerta de spoiler: esta sección revela el argumento del libro.

Daisy Miller comienza en la ciudad balneario de Vevay, en Suiza, donde un joven americano expatriado, Mr. Winterbourne, ha llegado de Ginebra (donde, según diversos rumores, estudia o persigue a una dama extranjera mayor que él) para pasar una temporada con su tía, Mrs. Costello. Winterbourne se encuentra con un niño, también americano, que es hablador e inmediatamente entabla conversación con Winterbourne. Llega la hermana del niño y Winterbourne se entera de sus nombres: Daisy y Randolph Miller. Winterbourne encuentra a Daisy bastante atractiva y, aunque al principio no le presta mucha atención, pronto le agrada y empieza a hablar con él, sorprendiéndole por su locuacidad y su falta de la tímida actitud femenina a la que estaba acostumbrado en Ginebra. Daisy le pregunta si podría llevarla al Château de Chillon, un castillo al otro lado del lago, que ella quería ver, y él acepta.

Winterbourne pregunta a su tía por los Miller y ella le dice que son gente vulgar. Esto le decepciona, ya que Daisy le fascina y quería presentársela a su tía. A Mrs. Costello le ofende especialmente que Daisy planee ir con Winterbourne, sin compañía de nadie más, al castillo. Esa noche, Winterbourne se encuentra de nuevo con Daisy y, más tarde, con su madre, Mrs. Miller, que parece alternativamente desconcertada y poco afectada por la actitud franca de Daisy hacia Winterbourne. Daisy le pide a Winterbourne que la lleve a pasear sola en barco, aunque ya es tarde, pero el asistente, Eugenio, llega para anunciar que por fin ha conseguido que Randolph se acueste, y todos se retiran.

Unos días más tarde, Winterbourne lleva a Daisy al castillo. Disfruta observándola y escuchándola hablar, pero está un poco decepcionado porque, aunque ella es bastante franca con él, no parece nerviosa como él imagina que lo estaría una joven en una situación así si realmente se sintiera atraída por él. Pero cuando Winterbourne le revela que tiene que regresar a Ginebra en breve, Daisy se indigna e imagina que él tiene una amante allí. Ella continúa quejándose hasta que Winterbourne acepta reunirse con ella en Roma el invierno siguiente, donde su tía tiene un apartamento y donde los Miller van a ir después.

Winterbourne llega a Roma y se entera, por su tía, de que Daisy está dando mucho que hablar en la sociedad: pasea sola y siempre parece estar rodeada de admiradores, en especial caballeros italianos. Algo desanimado por la idea de semejante competencia, Winterbourne va a ver a una amiga de Ginebra, Mrs. Walker. Allí, sin embargo, se encuentra con los Miller, que también están visitando a Mrs. Walker. Winterbourne habla un rato con Mrs. Miller, antes de saludar a Daisy, que no tarda en expresar su descontento por la forma en que la dejó en Vevay. A Mrs. Walker, sin embargo, le parece muy extraño que actúe de ese modo, ya que Daisy y Winterbourne sólo se conocían desde hacía unos días. Daisy anuncia que piensa ir a dar un paseo, para encontrarse con su amigo italiano, Mr. Giovanelli. Mrs. Walker le ruega que no vaya sola, y Daisy sugiere alegremente que Winterbourne la acompañe. Quedan con Giovanelli, un elegante italiano, en los jardines de Pincio, para dar un paseo. Al poco tiempo, sin embargo, Mrs. Walker los persigue en un carruaje y le ruega a Daisy que entre, ya que todo el mundo habla de ella. Daisy se niega. Mrs. Walker, enfadada y frustrada, insiste entonces en que Winterbourne la acompañe, y él deja a Daisy y a Giovanelli. A Winterbourne empieza a resultarle difícil visitar a Daisy, ya que siempre está fuera o con Giovanelli. En la fiesta de Mrs. Walker, Mrs. Miller llega sola, diciendo que Daisy se ha entretenido tocando el piano con Giovanelli, y que vendrá más tarde. Mrs. Walker está sorprendida e indignada, y decide negarse a hablar con Daisy. Daisy llega con Giovanelli y se muestra brillante y alegre como de costumbre. Cuando Winterbourne intenta advertirla sobre lo que dice la gente, Daisy dice que está siendo desagradable, y pasa el resto de la noche con su amigo italiano. Cuando va a marcharse, Mrs. Walker le da la espalda a Daisy, y Winterbourne la observa, compadeciéndose de ella, ya que Daisy parece confusa e insegura.

A partir de entonces, Mrs. Walker y sus amigas dejan de invitar a Daisy a sus fiestas. Un día, Winterbourne se encuentra a Daisy con Giovanelli en un lugar turístico. De nuevo él intenta decirle lo que dice la gente, y ella le dice que debería evitar que la gente sea poco amable. Winterbourne le pregunta si está prometida a Giovanelli, y Daisy primero dice que sí, y luego —cuando Winterbourne dice que lo cree— que no.

Una semana más tarde, Winterbourne come fuera y decide pasear hasta su casa a la luz de la luna. Se asoma al Coliseo, que está bellamente iluminado, pero entonces recuerda que así es como se contrae la fiebre romana. Está a punto de marcharse cuando ve allí a Daisy y Giovanelli. Winterbourne se siente a la vez amargado y aliviado, ahora que cree comprender por fin que Daisy es simplemente una mujer baja y de mala reputación. Aún así, es peligroso que esté allí a esas horas, y cuando le pregunta por qué la ha traído el italiano, Giovanelli le dice que no puede impedir que Daisy actúe como quiera. Finalmente, Winterbourne les convence para que se marchen. Pero poco después, Daisy cae gravemente enferma. Cuando Winterbourne la visita en su hotel, Mrs. Miller le dice que Daisy quería que él supiera que no estaba comprometida con Giovanelli; que había insistido mucho en ello. Daisy muere de fiebre romana poco después y es enterrada en Roma.

A continuación, Winterbourne regresa a Ginebra, pero al año siguiente vuelve a Vevay para visitar a su tía, donde reflexiona que malinterpretó a Daisy, y que ella habría apreciado su estima. El libro termina con Winterbourne de vuelta en Ginebra, ya sea estudiando o, como dicen otros, persiguiendo a una dama extranjera.

Contexto histórico

Los últimos treinta años del siglo XIX en Estados Unidos se conocen como la Edad Dorada, un término acuñado por Mark Twain, que se refería al fino brillo de riqueza y extravagancia que cubría una realidad de corrupción y desesperación. Durante esta época, la industrialización aumentó rápidamente en el país, junto con la expansión de los ferrocarriles, las corporaciones y los emprendimientos imperiales norteamericanos. Al mismo tiempo, muchos escritores y pensadores empezaron a criticar lo que consideraban una cultura del exceso, por no hablar de los muchos pobres y minorías étnicas que quedaban al margen de tal crecimiento. Fue también un periodo que vio nacer varios movimientos sufragistas que luchaban por los derechos de la mujer. Daisy Miller procede evidentemente de una de las familias que se beneficiaron de la producción de la Edad Dorada —su padre es un hombre de negocios del norte del estado de Nueva York— y, sin embargo, a menudo se consideraba que llevaban su riqueza demasiado abiertamente, sin la debida discreción. También es la época en que un número creciente de jóvenes estadounidenses, incluidas mujeres, participaban en el «Grand Tour» por Europa, una oportunidad para pasar meses en el extranjero y familiarizarse con la cultura del Viejo Mundo.

Datos claves

Título original: Daisy Miller: A Study
Título completo: Daisy Miller: Un estudio
Cuándo se escribió: 1877-1878
Dónde se escribió: Londres
Cuándo se publicó: En forma de revista por entregas entre junio y julio de 1878; en forma de libro ese mismo año
Periodo literario: Realismo literario
Género: Novela
Ambientación: Vevay, Suiza y Roma, Italia
Clímax: Winterbourne descubre a Daisy con su admirador italiano, Mr. Giovanelli, deambulando por el Coliseo a altas horas de la noche, arriesgándose a enfermedad además de arriesgar su reputación
Antagonista: En cierto modo, las mujeres de Roma que se alían contra Daisy, juzgándola y condenándola por sus incorrecciones sociales, pueden considerarse las antagonistas de Daisy. Pero la propia Daisy también puede considerarse antagonista del propio modo de vida esbozado por Henry James en la novela
Punto de vista: La novela, escrita en tercera persona, distingue al narrador de Winterbourne, aunque se ciñe estrechamente a la perspectiva de éste. El narrador también adopta a menudo el punto de vista y el estilo de hablar de un personaje sin citarlo directamente, lo que provoca una mayor identificación entre el narrador y los personajes.

 

Portadas de El corazón de las tinieblas