Personajes de Una casa encantada de Virginia Woolf

Personajes de Una casa encantada de Virginia Woolf

Descripción de los personajes de «Una casa encantada» de Virginia Woolf ——parte de los libros de historias cortas Una casa encantada y otros cuentos y Lunes o martes.

Este artículo acompaña el resumen de la historia.

Alerta de spoiler: este artículo revela partes del argumento del libro.

Personajes principales

El Narrador

El narrador, al que no se le da nombre ni género, es la mitad de la pareja viva que ahora vive en la «casa encantada». El narrador parece ser la única persona viva capaz de percibir a la pareja fantasmal, al principio oyéndolos y, finalmente, al final de la historia, vislumbrando a los fantasmas a la luz de una lámpara. En el relato, el narrador lleva una vida pausada, leyendo en el jardín y «haciendo rodar manzanas en el desván». Por el tamaño de su casa, el narrador parece tener una buena posición económica, y su tono y vocabulario sugieren un alto grado de educación. El narrador siente una gran curiosidad por los fantasmas, los busca por toda la casa e intenta averiguar lo que ellos mismos buscan. También es evidente que el narrador siente un profundo amor por su cónyuge, y es este amor el que parece permitir al narrador darse cuenta de que «la luz en el corazón» de una pareja enamorada es lo que busca la pareja muerta.

El Esposo

El esposo, también sin nombre, es uno de los dos fantasmas que aparecen en la historia, buscando en la casa el «tesoro» de la pareja fallecida. Vivió «hace cientos de años» en la casa con su esposa, pero tras la muerte de ésta, cayó en el luto y abandonó la casa para viajar por el mundo. Con el tiempo, sin embargo, regresó a la casa, «se dejó caer bajo los Downs», y —presumiblemente después de su propia muerte— se reunió con el fantasma de su esposa. Aunque la historia deja poco espacio para que cualquiera de los fantasmas adquiera una personalidad única, Woolf presenta al esposo como una persona romántica y poética que se preocupa profundamente por su esposa. Cuando la esposa muerta sólo comenta: «Aquí dormimos», el esposo responde: «Besos sin número». El esposo es también el que se da cuenta del «amor en [los] labios» de la pareja viva que duerme. Él y su esposa nunca se separan durante la historia, lo que subraya lo profundo que es su amor mutuo.

La Esposa

La esposa, el otro fantasma que aparece en la historia, se la pasa registrando la casa con su esposo en busca de su «tesoro» y recordando sus vidas juntos. Durante sus vidas, ella murió primero, «hace cientos de años», y Woolf da a entender («lo dejó, la dejó») que se convirtió en fantasma inmediatamente y se quedó sola durante algún tiempo mientras su esposo viajaba. Sin embargo, su abandono no parece haber afectado a su amor por él: como fantasmas, siempre están juntos, recorriendo la casa «cogidos de la mano». Según el diálogo que comparte con su esposo fantasma, ella parece ser la más segura y autoritaria de los dos: declara: «Aquí lo dejamos», antes de que su esposo añada: «¡Oh, pero aquí también!». También es la primera en hablar en el siguiente párrafo del diálogo, recordando: «Aquí dormimos», y, finalmente, la que se da cuenta: «Aquí dejamos nuestro tesoro».

 

Portadas de Una casa encantada y otros cuentos

  • «Una casa encantada» ha sido publicado en el libro Una casa encantada y otros cuentos de Virginia Woolf por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.

 

Portadas de Lunes o martes

  • «Una casa encantada» también forma parte del libro Lunes o martes de Virginia Woolf por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.