Personajes de Jardines de Kew de Virginia Woolf

Personajes de Jardines de Kew de Virginia Woolf

Descripción de los personajes de «Jardines de Kew» de Virginia Woolf —parte de los libros de historias cortas Una casa encantada y otros cuentos y Lunes o martes.

Este artículo acompaña el resumen de la historia.

Alerta de spoiler: este artículo revela partes del argumento del libro.

Personajes principales

Simon

Simon, el marido de Eleanor, está consumido por los recuerdos de una tarde de antaño en Kew Gardens, cuando le propuso matrimonio a Lily, su antiguo amor. Recuerda el fervor con el que le suplicó que se casara con él, pero lo que recuerda más vívidamente es la libélula que revoloteaba sobre sus cabezas mientras él esperaba agonizante la decisión de ella. Recuerda haber puesto sus esperanzas en el movimiento de la libélula, decidiendo que si la libélula se posaba en una flor en particular, Lily aceptaría el compromiso, pero la libélula nunca se posó en ninguna parte, y «felizmente no», como afirma Simon. Después de todo, si se hubiera casado con Lily, ahora no estaría con Eleanor y sus hijos. Sin embargo, no está claro que Simon se sienta tan aliviado de estar con Eleanor como dice. Al recordar la libélula, la inviste de significado, considerándola un símbolo de su propio amor y deseo. De hecho, al igual que la libélula, Simon nunca parece «aterrizar» en ningún sitio; al principio de su viñeta, se adelanta a Eleanor y a los niños, perdido en pensamientos sobre Lily, y al final, Eleanor y él vuelven a caminar por separado. Para Simon, la memoria presenta un recuerdo visceral y agridulce de lo que podría haber sido.

Eleanor

Eleanor experimenta una viva nostalgia similar a la de Simon, su marido. Cuando él la incita a hablar de su pasado, ella se adentra en el tema de inmediato, musitando que los jardines llenos de gente recostada bajo los árboles siempre le recuerdan sus memorias. Al igual que Simon se fija en la imagen de la libélula que nunca se posa, Eleanor se fija en la sensación de un beso en su nuca como símbolo de su propio pasado, una reliquia de su felicidad. El beso, que ocurrió cuando era sólo una niña pintando junto a un lago, tuvo un impacto formativo en el resto de su vida; ella lo llama «la madre de todos [sus] besos». Esencialmente, fue su primer y más importante beso, el estándar con el que comparó todos los romances posteriores. Es posible que también provocara un despertar romántico o sexual en Eleanor, convirtiéndolo así en la «madre» de sus otros besos, ya que intentaba reproducir los sentimientos de excitación nerviosa que sentía junto al lago. Por supuesto, esto tiene implicaciones para la relación de Eleanor con Simon, al igual que el recuerdo de Simon tiene implicaciones para su relación con Eleanor.

Lily

Lily es una chica del pasado de Simon. Le propuso matrimonio hace quince años en los Jardines de Kew, rogándole que dijera que sí durante toda una tarde, pero ella se negó. Mientras Simon le suplicaba, miraba fijamente su zapato de hebilla plateada, reduciendo toda su esencia a un pequeño detalle en su exaltado estado emocional. Para Simon, Lily representa un camino alternativo que su vida podría haber tomado hace mucho tiempo.

William

William es el compañero y opuesto del anciano. Su comportamiento es muy diferente al del anciano; mientras que éste es nervioso y voluble, William es firme y silencioso, y le hace avanzar pacientemente. William es más joven que su compañero, pero no hay indicios de cuál podría ser la relación entre ambos; William podría ser hijo, nieto, amigo o cuidador del anciano. Justo después de que William y el hombre mayor pasen por el parterre ovalado, la narración pasa a centrarse en un caracol y un insecto verde que se abren paso por la misma parte del jardín. Los gestos de William y del anciano siguen el mismo patrón que los del paciente caracol y el voluble insecto, respectivamente.

Anciano

Mientras que William es paciente y resuelto, el anciano es nervioso y errático. Habla con fluidez, aunque un poco vagamente, de fantasmas y espíritus, a los que afirma poder oír desde el cielo. Cuando de repente el anciano empieza a correr hacia una mujer que se ve a lo lejos, William le hace retroceder y desvía su atención hacia una flor cercana. El anciano acerca la oreja a la flor y, aparentando escucharla, comienza a hablar de su pasado en los bosques de Uruguay mientras William le guía hacia delante. Irónicamente, aunque el anciano es el único que habla en esta viñeta, su comportamiento gira en torno a la escucha. Está atento a las voces que vienen de los fantasmas y de las flores, un comportamiento que parece senilidad a la mujer corpulenta y a la mujer sonrojada que caminan detrás de él, pero los últimos párrafos de la historia, en particular, parecen sugerir que no está tan loco después de todo.

Mujer corpulenta

La mujer corpulenta sin nombre camina junto a una mujer sonrojada. Una vez más, las dos parecen opuestas: la mujer corpulenta, «pesada» como el caracol, y la mujer ruborizada, «ágil» como el insecto. Sin embargo, ambas sienten curiosidad por el anciano que se tambalea por el jardín delante de ellas. Escuchan a hurtadillas sus murmullos y empiezan a contárselos rápidamente, pero la mujer corpulenta se fija en una flor como si la viera por primera vez y deja de escuchar las palabras que dice la mujer sonrojada, oyéndolas sólo como sonidos. Su intensa concentración en la flor es similar a la atención absorta del anciano, pero sus métodos de relación con la flor son muy diferentes: mientras que el anciano se inclina para escuchar la voz de la flor, la mujer robusta se queda mirando su forma y su color y deja de escuchar el mundo que la rodea.

Mujer sonrojada

La mujer sonrojada sin nombre camina junto a una mujer corpulenta. Aunque sus movimientos rápidos y ágiles contrastan con el paso lento y reflexivo de la mujer robusta, las dos mujeres están unidas por su interés de clase baja en el posible trastorno mental del anciano, al menos al principio. Después de que la mujer corpulenta se enamora de una flor en la cama cercana, la mujer sonrojada continúa parloteando con ella, imitando los murmullos del anciano en un «patrón de palabras caídas». Filtrado a través del diálogo de la mujer sonrojada, el discurso del hombre mayor se convierte en verso, un «patrón» en efecto: «Azúcar, harina, arenques, verduras, / azúcar, azúcar, azúcar». Nótese que, al igual que el anciano, la mujer enrojecida está escuchando, y al igual que el anciano, no tiene mucho sentido cuando cuenta lo que oye.

Trissie

Trissie, una mujer joven, se encuentra en los Jardines de Kew con un joven sin nombre. Ambos están en la cúspide de la edad adulta; el narrador los compara con mariposas que han completado su transformación pero aún no han emprendido el vuelo. Trissie y el joven están al principio inmóviles, tanto en sentido figurado como literal; permanecen inmóviles al borde del parterre, y también al borde del primer amor. De hecho, uno podría imaginar que Trissie y el joven tienen más o menos la misma edad que Simon y Lily tenían hace quince años, el día en que podrían haberse prometido. El joven anima a Trissie a seguir e ir a tomar el té, pero ella parece querer demorarse en los jardines, girando la cabeza de un lado a otro para mirar cada macizo de flores. Su comportamiento transmite reticencia o inexperiencia, o ambas cosas; tal vez Trissie, aunque emocionada, no está tan preparada para iniciar un noviazgo adulto como lo está el joven.

Hombre joven

El joven sin nombre se encuentra en los Jardines de Kew con Trissie, una mujer joven. Al borde de «la flor de la juventud» y de una relación romántica, el joven y Trissie permanecen inmóviles como mariposas en tierra. El joven parece especialmente ansioso por estar cerca de Trissie; mientras están de pie al borde del parterre, apoya su mano sobre la de ella y siente la enormidad de lo que no puede expresar con palabras. Imaginando cómo será un té de adulto con Trissie, el joven se siente casi abrumado por la emoción y la novedad del día. La historia termina, más o menos, con esta viñeta de los jóvenes amantes yendo a tomar el té, tal vez el comienzo de su vida juntos. Más que cualquier otra pareja de «Jardines de Kew», Trissie y el joven están más centrados en el futuro que en el pasado.

 

Portadas de Una casa encantada y otros cuentos

  • «Una casa encantada» ha sido publicado en el libro Una casa encantada y otros cuentos de Virginia Woolf por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.

 

Portadas de Lunes o martes

  • «Una casa encantada» también forma parte del libro Lunes o martes de Virginia Woolf por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.