La sinceridad como clave de la apariencia y la realidad en El fantasma de Canterville

La sinceridad como clave de la apariencia y la realidad en El fantasma de Canterville

Durante uno de los intentos más ambiciosos de Sir Simon por asustar a la familia Otis, él mismo se encuentra cara a cara con un fantasma y huye (como hace tan a menudo) aterrorizado. Más tarde, tras considerar que él mismo es un fantasma y que, como tal, no tiene por qué temer a otros fantasmas, vuelve para presentarse al espectro. Descubre, para su sorpresa, que el «fantasma» del que huyó era poco más que un amasijo de utensilios de cocina y tubérculos, improvisado por la familia Otis como una especie de espantapájaros espectral: algo muy distinto de lo que parecía ser en apariencia. Al igual que Sir Simon, la lectura de El fantasma de Canterville invita a prestar atención a las diferencias entre la apariencia superficial y la realidad, ya que gran parte de la interacción entre los estadounidenses y su cohabitante británico parece estar en la superficie una cosa cuando todo sucede, de hecho, en otro lugar. Tal artificialidad disfrazada de realidad, argumenta Wilde, sólo sirve para crear o agudizar el conflicto, como se ve especialmente en el conflicto entre Sir Simon y la familia Otis. Sólo la sinceridad, sugiere Wilde, puede funcionar para resolver el conflicto, y lo demuestra en el desenlace final de la historia.

Sir Simon es, decididamente, un personaje artificial. No sólo es un fantasma (que no es un ser natural), sino que también es algo inauténtico en su fantasmalidad, ya que adopta otros personajes para exagerar sus características fantasmales. Estos personajes —incluidos Rupert el Imprudente, un conde sin cabeza, y Jonas el Desenterrador, un ladrón de cadáveres— se vuelven cada vez más teatrales, incluso cuando fracasan cada vez más en su intento de aterrorizar a la familia Otis. Cada vez recurre más al utillaje escénico, como pistolas de montar o una daga oxidada, lo que refuerza su asociación con la artificialidad y el fingimiento. Sir Simon también deshace constantemente el trabajo de Washington Otis sustituyendo la mancha de sangre del suelo de Canterville Chase. Sir Simon no lo hace por medios sobrenaturales, sino mediante el artificio de las pinturas de Virginia, que él le roba. Al igual que sus disfraces, estas manchas de sangre se vuelven cada vez más absurdas a medida que se agrava el conflicto. Al final, incluso recurre a una sangre ridículamente verdosa, al agotarse las pinturas color sangre de Virginia. En ambos casos, a medida que aumenta la artificialidad de los intentos de Simon, también lo hace su transparencia. Cada intento se vuelve cada vez más ridículo y menos capaz de convencer a nadie de que es real.

Aunque más «real» que Sir Simon, la familia Otis también se asocia con la artificialidad, en el sentido de que son superficiales. En lugar de enfrentarse directamente a Sir Simon, recurren a productos ridículos para intentar minimizar o deshacer el trabajo que hace para asustarlos. Por ejemplo, el uso diario del detergente Pinkerton para eliminar las manchas de sangre y del lubricante Sol Naciente de Tammany para silenciar las chirriantes cadenas del fantasma, son ambos ejemplos de que la familia Otis se ocupa sólo de los síntomas de lo que ocurre a su alrededor mientras se niega a enfrentarse a la realidad de que hay un fantasma. En otras palabras, se demuestra que la familia está mucho más atenta a los aspectos superficiales del embrujo que al extraordinario embrujo en sí: no ven el bosque a causa de los árboles.

Virginia, sin embargo, es un modelo de la sinceridad y la historia sugiere que puede atravesar la artificialidad y la superficialidad para resolver el conflicto. Desde el principio, Virginia se da cuenta de que sus pinturas se están utilizando para crear la «mancha de sangre» en el suelo. Sin embargo, aunque lamenta la pérdida de sus suministros, nunca se burla ni se mofa de Sir Simon hasta que tiene la oportunidad de discutir la situación directamente con él. Además, Virginia es una artista, que crea arte bueno y sano destinado a aportar sabiduría en lugar de asustar o enfurecer. Aunque es joven, Virginia reconoce que su arte debe buscar la verdad. Por eso se enfada cuando ve la mancha de sangre de color verde; se da cuenta de que, sin el color verde, ya no podrá pintar paisajes realistas (o verdaderos). Al buscar la verdad en lugar de la reacción visceral, Virginia también intenta romper la barrera de la artificialidad y sustituirla por la sinceridad. Gracias a esta habilidad, es capaz de ver que toda la artificialidad de Sir Simon es una cortina de humo diseñada para encubrir el hecho de que él es el único personaje en la historia que tiene miedo. Es decir, Simon teme que, con la llegada de los norteamericanos inmunes a él, él se vuelva irrelevante. Puesto que no puede descansar, la irrelevancia sería el mayor tormento posible para él. Virginia lo reconoce, y a través de su enfoque sincero descubre la única forma posible de mediar en este conflicto. Mostrándole verdadera empatía y rezando fielmente por su salvación, Virginia aprende que puede liberar a Sir Simon.

Curiosamente, Wilde parece haber emprendido su propio tipo de artificialidad al escribir El fantasma de Canterville. La historia funciona como una comedia la mayor parte del tiempo, pero en el fondo es un cuento de moralidad (uno que enseña a los lectores el valor de resolver las disputas con amabilidad en lugar de con una sátira fácil). Al igual que Sir Simon enmascara su deseo de paz en su ingenio mordaz, Wilde enmascara en la sátira la verdadera moraleja de su historia, la importancia de la empatía.

 

Portadas de El crimen de Lord Arthur Savile y otras historias

  • «El fantasma de Canterville» ha sido publicado en el libro El crimen de Lord Arthur Savile y otras historias de Oscar Wilde por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda, tapa dura y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y tapa dura.

 

Portadas de El fantasma de Canterville

  • «El fantasma de Canterville» por Oscar Wilde también ha sido publicado como libro independiente por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.