Resumen de Pigmalión de George Bernard Shaw

Resumen de Pigmalión de George Bernard Shaw

Pigmalión, de George Bernard Shaw, es un clásico atemporal que explora los temas de la clase social, la identidad y la transformación. La obra gira en torno al profesor Henry Higgins, experto en fonética, que acepta el reto de transformar a Eliza Doolittle, una pobre florista con un fuerte acento cockney, en una refinada dama de habla impecable. A medida que Eliza se somete a este cambio lingüístico y social, no sólo cambia su apariencia externa, sino que también se enfrenta a cuestiones de autoestima y expectativas sociales.

Este artículo acompaña los personajes del libro.

Resumen

Alerta de spoiler: esta sección revela el argumento del libro.

Una noche lluviosa en Covent Garden, Londres, una multitud de personas de diversas clases sociales buscan refugio bajo el pórtico de la misma iglesia. Una madre adinerada (que más tarde se revela como Mrs. Eynsford Hill) espera exasperada con su hija Clara a que su hijo Freddy encuentre un taxi. Freddy entra, incapaz de encontrar uno, pero su madre le envía de nuevo a la lluvia para que busque de nuevo. Bajo el pórtico, una pobre florista (Eliza Doolittle) vende una flor a un caballero (el Coronel Pickering). Un transeúnte le dice a Eliza que tenga cuidado con un extraño hombre que está tomando notas entre la multitud. Eliza cree que se trata de un policía y que está en apuros. El hombre, que resulta ser Henry Higgins, se adelanta y adivina de dónde son todos basándose en su forma de hablar. Todos están confusos y molestos por el entrometido Higgins. Eliza cree que es un policía que intenta meterla en problemas e insiste en que es «una buena chica». Pickering le pregunta a Higgins cómo puede saber de dónde es cada uno, y Higgins le explica que estudia fonética y enseña a la gente a hablar con diferentes acentos. Dice que podría enseñar a la florista Eliza a hablar tan bien en sólo tres meses que podría pasar por una noble dama. Higgins y Pickering se presentan, dándose cuenta de que conocen el trabajo del otro (Pickering también es lingüista). Deja de llover y la multitud bajo el pórtico se dispersa. Higgins y Pickering se marchan a cenar juntos, mientras Clara y su madre caminan hacia un autobús. Freddy regresa finalmente con un taxi, sólo para descubrir que su familia ya no está allí.

A la mañana siguiente, en el «laboratorio» de Higgins en su casa, Higgins está mostrando todos sus instrumentos científicos y herramientas para grabar y estudiar el habla a Pickering. Eliza llega y se ofrece a pagarle a Higgins clases de conversación, para que ella pueda aprender a «hablar más gentilmente» y conseguir un trabajo mejor. Higgins no cree que ella pueda pagarle y se burla groseramente de ella. Pickering interviene y le dice a Higgins que no puede enseñar a Eliza a hablar tan bien como para pasar por una dama rica en la fiesta de un embajador en seis meses. Se ofrece a pagarle las clases. A Higgins le gusta la idea y le dice a su ama de llaves, Mrs. Pearce, que lave a Eliza y la vista con ropa nueva, aunque Eliza protesta. Eliza se niega a participar en la apuesta, y Mrs. Pearce le dice a Higgins que no «pase por encima» de Eliza. Higgins desatiende los sentimientos de Eliza y le ordena que viva con él durante seis meses y que reciba clases de conversación. Mrs. Pearce se lleva a Eliza para hablar con ella en privado. Mientras tanto, el padre de Eliza, Alfred Doolittle, llega a casa de Higgins. Dice que no ha visto a su hija en meses, pero que se enteró de su paradero por el taxista que la llevó a la casa. Le pide a Higgins cinco libras a cambio de dejar que Eliza se quede con él. Higgins y Pickering se escandalizan por la disposición de Mr. Doolittle a «vender» a su hija, pero Higgins finalmente accede a darle dinero. Cuando Mr. Doolittle se marcha, se encuentra con Eliza, que se ha lavado y puesto ropa nueva. Mr. Doolittle la llama «Miss» antes de reconocerla, pelearse con ella y marcharse. Mrs. Pearce entra y le dice a Eliza que tiene más ropa para que se pruebe. Eliza se marcha entusiasmada, pues parece haber aceptado la oferta de quedarse con Higgins.

Unos meses más tarde, en casa de la madre de Henry Higgins, Mrs. Higgins. Mrs. Higgins está lista para recibir a unos amigos y se molesta cuando Higgins irrumpe. Higgins le habla de Eliza y le dice que quiere que Eliza se siente con Mrs. Higgins y sus amigas y que intente comportarse como una dama. Antes de que Higgins se vaya, llegan algunos amigos de Mrs. Higgins: los Eynsford Hill. Higgins al principio no las reconoce del pórtico de Covent Garden. Eliza llega y los Eynsford Hill no la reconocen como la florista. Todos empiezan a charlar sobre el tiempo, pero Eliza comete el error de hablar de la muerte de su tía (de la que sospecha que fue un crimen) y del hábito de beber de su padre. Freddy parece divertido con Eliza, aunque Mrs. Eynsford Hill se escandaliza por su conversación. Después de que Eliza se marcha, Clara le dice a su madre que el discurso de Eliza es una nueva forma de hablar que está de moda. Clara dice que los modales son sólo cuestión de costumbre, por lo que no hay modales correctos o incorrectos. Mientras los Eynsford Hill se marchan, Freddy dice que le gustaría volver a ver a Eliza alguna vez. Higgins le pregunta a su madre si Eliza era presentable en sociedad y ella le responde que no. Le dice a Higgins que no hay esperanza de que Eliza pase por una dama. Mrs. Higgins advierte entonces a su hijo sobre tratar a Eliza como a una «muñeca viva», pero Pickering le asegura que se toman a Eliza en serio. Higgins se refiere a Eliza como un mero experimento. Mrs. Higgins se preocupa por lo que le ocurrirá a Eliza cuando el «experimento» haya terminado.

Varios meses después, Eliza, Higgins y Pickering regresan a casa de Higgins a medianoche, tras un largo día y una larga noche. Han ido a una fiesta en el jardín, seguida de una cena, seguida de la ópera. Eliza se ha hecho pasar por una dama adinerada y Higgins ha ganado su apuesta. Higgins dice que no le ha sorprendido el éxito de Eliza y que, de hecho, hace tiempo que se aburrió de la apuesta. Agradece a Dios que el experimento haya terminado. Eliza se ofende por la forma en que los dos hombres hablan de ella y le arroja las zapatillas de Higgins, llamándole egoísta y desconsiderado. Higgins piensa que es una desagradecida. Eliza recupera la compostura y se preocupa por lo que le ocurrirá ahora. Higgins le sugiere que se case con alguien rico, para asegurarse una vida cómoda, pero Eliza piensa que esto es una especie de prostitución y rechaza la idea. Higgins dice que Pickering puede conseguirle trabajo en una bonita floristería. Eliza pregunta si su ropa le pertenece ahora, porque no quiere que la acusen de haberla robado. Higgins se ofende por la pregunta y le dice a Eliza que le ha herido «hasta el corazón».

Al día siguiente, Mrs. Higgins está sentada en su salón, cuando su criada le dice que Higgins y Pickering están abajo llamando a la policía. Mrs. Higgins le dice a la criada que suba e informe a Eliza, pero que no la haga bajar. Higgins entra en la habitación y le dice a su madre que Eliza se ha escapado. Mrs. Higgins le dice que Eliza tiene derecho a abandonar su casa cuando lo desee. Pickering entra y dice que ha hablado con la policía sobre Eliza. La criada anuncia que un caballero llamado Mr. Doolittle está en la puerta. Higgins no cree que pueda tratarse del padre de Eliza, pero resulta ser él, vestido de caballero. Mr. Doolittle está molesto porque Higgins ha mencionado su nombre a un rico americano llamado Ezra Wannafeller, que ha fundado Sociedades de Reforma Moral por todo el mundo. Higgins bromeó con Wannafeller diciendo que Mr. Doolittle es el «moralista más original» de Inglaterra, y Wannafeller deja dinero a Doolittle en su testamento. Mr. Doolittle está enfadado por haberse convertido en un caballero algo rico. Dice que su nuevo dinero no le ha traído más que preocupaciones y problemas y le dice a Higgins que ahora necesita que le enseñen a hablar un inglés correcto. Mrs. Higgins le dice a Mr. Doolittle que ahora puede cuidar de Eliza, pero Higgins quiere mantener a Eliza en su casa. Mrs. Higgins regaña a Higgins y Pickering por cómo han tratado a Elisa y les revela que Elisa está en realidad arriba. Mrs. Higgins llama a Eliza para que baje. Es muy educada con Pickering y Higgins. Pickering es amable con Eliza, pero Higgins se enfada y es grosero con ella, ordenándole que vuelva a su casa. Eliza da las gracias a Pickering por enseñarle buenos modales con el ejemplo, y le dice que su transformación fue realmente espoleada por cuando él la llamó Miss Doolittle una vez. Eliza dice que ha olvidado por completo su antigua forma de hablar y comportarse. Higgins, sin embargo, piensa que ella volverá a sus hábitos de clase baja en cuestión de semanas. Eliza ve por fin a su padre y se sorprende al enterarse de que va a casarse con su madrastra. Le pide a Eliza que vaya a su boda. Mrs. Higgins, Eliza y Pickering se preparan para ir a la boda. Higgins y Eliza se quedan solos en la habitación. Eliza dice que Higgins sólo la quiere de vuelta para que le haga tareas y recados. Higgins dice que no puede cambiar sus modales groseros hacia ella, porque no puede cambiar su naturaleza. Explica que es grosero con todo el mundo, no sólo con ella, al igual que Pickering es educado con todo el mundo. Afirma que no es importante tener buenos o malos modales, sino simplemente comportarse de la misma manera con todo el mundo, independientemente de la clase social. Eliza sigue mostrándose reacia a volver a casa de Higgins. Dice que es una esclava, a pesar de sus ropas caras. Higgins se ofrece a adoptar a Eliza o a casarla con Pickering, pero Eliza quiere casarse con Freddy Eynsford Hill, lo que irrita a Higgins (él quiere que se case con alguien de clase más alta). Eliza sigue enfadada con Higgins y le dice que lo único que quiere es un poco de amabilidad por su parte. Entonces le dice que si no puede tener su amabilidad, tendrá su independencia. Le dice a Higgins que se convertirá en profesora de fonética, robándole todo lo que ha aprendido de él para quedarse con sus clientes. De repente, Higgins queda impresionado por la fuerza y la confianza de Eliza. Mrs. Higgins entra para llevar a Eliza a la boda. Cuando se marcha, Higgins le dice a Eliza que le compre algunas cosas, pero Eliza le dice que lo haga él mismo. La obra termina con Higgins solo en la habitación, confiado en que Eliza hará el recado como él le pidió.

 

Portadas de Pigmalión

  • Pigmalión por George Bernard Shaw ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.