Resumen de La isla del Dr. Moreau de H. G. Wells

Resumen de La isla del Dr. Moreau de H. G. Wells

La isla del Dr. Moreau de H.G. Wells es una obra fundamental de la ciencia ficción que sumerge a los lectores en una historia de ambigüedad moral, arrogancia científica y las inquietantes consecuencias de alterar el orden natural.

Este artículo acompaña los personajes del libro.

Resumen

Alerta de spoiler: esta sección revela el argumento del libro.

La historia comienza con el narrador, un biólogo llamado Edward Prendick, que describe cómo, tras naufragar y perderse en el mar durante días, es rescatado por un pequeño buque mercante. Un hombre llamado Montgomery le revive y comienza a curarle, con la ayuda de su pequeño y bestial sirviente, M'ling. A Prendick le repugna el aspecto de M'ling, aunque no acierta a discernir por qué, hasta que observa un brillo verdoso en los ojos de M'ling por la noche, muy parecido al de un animal. Montgomery y M'ling viajan con un montón de animales enjaulados, entre ellos muchos conejos y un puma, aunque no le dicen a Prendick cuál es su propósito. Cuando se acercan a la isla a la que viajan Montgomery y M'ling, el Capitán Davis, dueño del barco, se pone furioso e insulta a M'ling, provocando un altercado entre él y Montgomery. Prendick interviene y evita la pelea, pero se gana el desprecio del capitán en el proceso. Llegan a la isla y el capitán exige que Prendick abandone también el barco, ya sea tirándose por la borda o uniéndose a Montgomery y a su patrón, un científico llamado Moreau, dueño de la isla. Montgomery y Moreau se niegan inicialmente a que Prendick se una a ellos en la isla, pero después de que el Capitán Davis deje a Prendick a la deriva por segunda vez, se apiadan de él y lo llevan a la isla.

Prendick es internado en una pequeña habitación, con una puerta al laboratorio de Moreau a un lado y el bosque de la isla al otro. La puerta del lugar de trabajo de Moreau siempre está cerrada y Prendick queda impresionado por el secretismo del lugar. Prendick reconoce el nombre de Moreau y, aunque tarda en situarlo, recuerda que una década antes Moreau había sido objeto de una gran indignación pública: se había descubierto que el científico practicaba la vivisección con un perro vivo después de que la criatura escapara de su laboratorio desollada. La opinión pública se horrorizó y aunque Moreau podría haberse arrepentido de su trabajo y mantener su lugar en la sociedad, en lugar de ello optó por seguir sus investigaciones y exiliarse. Desde su habitación, Prendick puede oír que Moreau había comenzado su trabajo, supuestamente la vivisección una vez más, en el puma, y los gritos eran tan dolorosos que Prendick no puede soportar permanecer allí. Sale de su habitación y se adentra en el bosque.

Mientras explora la isla, Prendick se topa con un hombre de rasgos tan extraños como los de M'ling, agachado, a cuatro patas, y chupando agua de un arroyo, como un animal. El hombre ve que Prendick le ha descubierto bebiendo así y actúa avergonzado. Confundido y sin dejar de vagar, Prendick también se topa con un grupo de individuos que parecen humanos pero tienen rasgos extrañamente porcinos, y uno de ellos se pone brevemente a cuatro patas como un animal. Prendick, cada vez más perturbado, decide aventurarse a regresar a su habitación cuando empieza a anochecer. En su viaje, se da cuenta de que una criatura le acecha. Prendick, presa del pánico, echa a correr y la criatura le persigue hasta la playa. Cuando la criatura se acerca, Prendick la golpea en la cabeza con una roca y la deja inconsciente. Aunque Prendick está demasiado asustado para acercarse a ella, intuye que, como las otras que ha visto, se trata de un cruce híbrido entre un animal y un hombre, presumiblemente un hombre al que de alguna manera se le han otorgado cualidades bestiales. Prendick llega sano y salvo a su habitación y aborda a Montgomery, exigiendo una explicación. Montgomery no cede, pero consigue convencer a Prendick de que beba un trago para dormir, explicándole que el descanso calmará sus destrozados nervios.

Al día siguiente, Prendick se despierta y descubre que la puerta de su habitación que da al lugar de trabajo de Moreau ha quedado abierta accidentalmente. Prendick se aventura a entrar y encuentra a un ser de aspecto humano, mutilado pero vivo, atado a una mesa de operaciones. Moreau descubre a Prendick en su quirófano y le obliga a salir, pero Prendick ya ha visto suficiente. Tiene la certeza de que Moreau está viviseccionando a seres humanos para darles cualidades animales y que él mismo será el próximo sujeto atado a la mesa de operaciones. Prendick, horrorizado, fabrica un arma rudimentaria con una correa de metal y huye a la jungla.

Él conoce a otro humano con aspecto de criatura, el Hombre Mono, que se queda prendado del hecho de que Prendick tenga cinco dedos como él, y le lleva a una comunidad de chozas construidas por otros humanos con aspecto de criatura, la Gente Bestia. Todos ellos parecen hablar inglés en un grado más o menos básico y están dirigidos por una gran criatura humanoide de pelaje gris a la que llaman el Recitador de la Ley. La Gente Bestia y el Recitador de la Ley enseñan a Prendick la Ley, una serie de conjuros que suenan religiosos y que prohíben a la Gente Bestia comportarse en modo alguno como animales —cada prohibición termina con el conjuro «¿Acaso no somos hombres?»— y divinizan a Moreau como figura de máxima autoridad. Aunque la Gente Bestia acoge bien a Prendick, parece que creen que es uno de ellos. Moreau llega a la comunidad de la Gente Bestia y les exige que le entreguen a Prendick. Prendick huye de nuevo al bosque, esta vez hacia el océano, donde pretende suicidarse ahogándose antes que dejar que Moreau lo convierta en uno de los Hombres Bestia. Sin embargo, al vadearlo, Prendick se da cuenta de que no es capaz de hacerlo. Moreau y la Gente Bestia lo encuentran de pie en el océano y Moreau le explica que Prendick ha entendido mal lo que está pasando, que no está experimentando con humanos en absoluto. Como muestra de buena fe, Moreau le da a Prendick un par de revólveres y consigue convencerle de que vuelva a su habitación para que Moreau pueda explicárselo todo.

Sentados juntos, Moreau le explica a Prendick que ha pasado la última década en esta isla continuando su investigación en vivisección, y que la Gente Bestia no son humanos convertidos en animales, sino animales que han sido convertidos en humanos, al menos parcialmente. Moreau aún no ha conseguido transformar un animal por completo en humano, que es su objetivo final, pero hasta ahora ha sido capaz de transformar cuerpos animales en humanoides y alterar sus cerebros para dotarlos de mayor inteligencia, aunque ésta sigue siendo bastante baja en comparación con la de una persona normal. Sin embargo, las creaciones de Moreau tienden a volver a su naturaleza animal con el tiempo, por lo que les enseñó la Ley para reprimir sus instintos naturales. Aunque Moreau desprecia a las criaturas que ha creado y a menudo mata a las que representan un mayor fracaso para él, Montgomery parece sentir un vergonzoso cariño por ellas, prefiriendo la compañía de la Gente Bestia a la de los humanos que encuentra en sus viajes anuales a la costa de Chile en busca de provisiones. El propio Montgomery es alcohólico y, aunque amable, a Prendick le parece poco apto para la sociedad humana y, por tanto, muy adecuado para su vida en la isla como ayudante de Moreau.

Días después, Montgomery descubre los restos de un conejo, comido presumiblemente por una de las Bestias. Se trata de un hallazgo inquietante, ya que la Ley prohíbe terminantemente que los Hombres Bestia coman carne o prueben la sangre, lo que podría hacerles volver a sus instintos animales. Moreau reúne a los Hombres Bestia e identifican como culpable al Hombre Leopardo, la criatura que había perseguido a Prendick en la playa. El castigo consiste en volver a la mesa de operaciones de Moreau, a la que la Gente Bestia llama la Casa del Dolor, pero el Hombre Leopardo desobedece y huye. Los humanos y la Gente Bestia lo persiguen. Prendick es el primero en encontrar al Hombre Leopardo encogido de miedo entre unos arbustos y, compadeciéndose de él, le dispara en la cabeza para que no tenga que someterse a más vivisecciones, lo que enfurece a Moreau. Prendick sospecha que el Hombre Leopardo no era el único miembro de la Gente Bestia que se comportaba como un animal; la Hiena-Cerdo —la más poderosa y temible de la Gente Bestia— también ha estado probando sangre, acechando caza y corriendo a cuatro patas.

A las seis semanas de la estancia de Prendick en la isla, el puma con el que Moreau ha estado trabajando se escapa del quirófano y se adentra en la jungla perseguido por Moreau. Moreau alcanza al puma, que le ataca, y ambos acaban matándose. Prendick, Montgomery y la Gente Bestia encuentran los cadáveres, lo que hace que la Gente Bestia dude de la Ley y del poder de Moreau en el que antes creían. Prendick, pensando con rapidez, consigue convencer a la Gente Bestia de que Moreau no ha muerto realmente, sino que simplemente ha renunciado a su cuerpo para poder observarlos desde el cielo. La Gente Bestia desconfía, pero la treta es suficiente para mantener la Ley por el momento.

Prendick planea abandonar la isla, pero Montgomery, histérico tras la muerte de Moreau, emborracha a la Gente Bestia y prende fuego a los barcos. En el festejo, el Recitador de la Ley mata a Montgomery y a M'ling, dejando a Prendick como el último humano de la isla. Al mismo tiempo, el lugar de trabajo de Moreau y las habitaciones adyacentes se incendian por una lámpara de aceite derramada y arden hasta los cimientos, dejando a Prendick sin ningún lugar donde pueda encerrarse a salvo lejos de la Gente Bestia. Sin más alternativas, Prendick se congracia con la comunidad de la Gente Bestia, incluso cuando el orden y la estructura de la misma se desmoronan.

Durante los diez meses siguientes, Prendick convive con la Gente Bestia y observa cómo poco a poco vuelven a su verdadera forma animal. El Hombre Perro se convierte en su fiel compañero y defensor hasta que es asesinado por la Hiena-Cerdo, a la que Prendick mata con su revólver. Aunque Prendick hace varios intentos de construir una balsa, descubre que es un inútil como carpintero. Sin embargo, un bote con dos cadáveres de hombres muertos en el mar aparece en la playa y Prendick se hace a la mar en él. Al cabo de tres días, es rescatado por un barco que pasaba por allí y regresa a la sociedad humana tras un año en la isla del Dr. Moreau.

Sin embargo, cuando regresa a Inglaterra, Prendick se da cuenta de que no puede soportar el bullicio de las ciudades y la presencia constante de otros humanos, en los que ve un animalismo potencial en el que teme que caigan. Aunque comprende que se trata ante todo de una ilusión, el miedo persiste, y Prendick se retira al campo durante el resto de su vida, viviendo como un recluso comprometido ahora con el estudio de la química y la astronomía. Mientras observa las estrellas, Prendick reflexiona que es en su capacidad de maravillarse ante el cosmos donde el ser humano parece distinguirse más de los animales.

Contexto histórico

La ciencia y la práctica médicas experimentaron una revolución en el siglo XIX. A medida que se desarrollaban y mejoraban las herramientas y los métodos, se hizo evidente que había grandes lagunas en la comprensión científica del cuerpo humano, y muchos de los procedimientos estándar no se basaban en absoluto en la ciencia, sino simplemente en tradiciones dudosas que no tenían ningún beneficio probado. La necesidad de investigación se hizo evidente, lo que llevó a la práctica de la vivisección, la disección de criaturas vivas para observar cómo funcionaban los órganos y la anatomía en conjunto. Aunque la vivisección se practicaba sobre todo en animales y no en personas, provocó una indignación moral y avivó el temor a los horrores que podría deparar el futuro si se permitiera a la humanidad remodelar lo que la naturaleza o Dios habían creado. Los debates y movimientos a favor y en contra de la vivisección inspiraron el concepto básico de La isla del Dr. Moreau. Influyó en estos debates, y también en la historia de Wells, la publicación de la Teoría de la Selección Natural de Charles Darwin, que sugería que no había nada excepcional en los seres humanos, aparte de que habían evolucionado mucho más que cualquier otra especie de la Tierra. Esta teoría provocó una indignación similar, al contradecir la antigua tradición religiosa según la cual la humanidad había sido creada por Dios para ser excepcional por encima de todos los animales, portadora de la imagen divina. Esta ruptura de la división entre humanos y animales es uno de los temas principales de la historia y probablemente habría hecho que la vivisección pareciera algo más permisible, ya que los científicos sólo estarían manipulando un proceso natural de larga duración, en lugar de la creación finamente forjada por Dios.

Datos claves

Título original:  The Island of Dr. Moreau
Título completo: La isla del Dr. Moreau
Cuándo se escribió: 1890s
Dónde se escribió: Woking, Inglaterra
Cuándo se publicó: 1895
Periodo literario: Victoriano
Género: Novela de ciencia ficción
Ambientación: Una isla en el Océano Pacífico, en algún lugar de la costa de América del Sur
Clímax: El Dr. Moreau y Montgomery son asesinados, dejando a Edward Prendick para sobrevivir solo entre la Gente Bestia.
Antagonista: Dr. Moreau
Punto de vista: Primera persona, narrado por Edward Prendick

 

Portadas de La isla del Dr. Moreau

  • La isla del Dr. Moreau por H. G. Wells ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.