Resumen de La guerra de los mundos de H.G. Wells

Resumen de La guerra de los mundos de H.G. Wells

Desde el momento de su publicación La guerra de los mundos, de H. G. Wells, se convirtió en uno de los libros fundamentales de la ciencia ficción y el referente obligado en la temática de la guerra extraterrestre. Aún cuando fue escrita a fines del siglo XIX, la obra no ha perdido actualidad, sobre todo en lo que se refiere al rol de la humanidad y el medio ambiente.

Este artículo acompaña los personajes del libro.

Resumen

Alerta de spoiler: esta sección revela el argumento del libro.

Durante la oposición astronómica de 1894, cuando Marte está más cerca de la Tierra, varios observatorios detectan un destello de luz que emana de la superficie del planeta rojo. Noche tras noche, el planeta parece encenderse por un instante. El propio narrador es testigo de ello a través de un telescopio propiedad de su amigo, un astrónomo llamado Ogilvy. Aunque ambos hombres están entusiasmados, Ogilvy asegura al narrador que es bastante improbable que haya seres vivos en Marte. Los periódicos locales, por su parte, tardan en informar sobre la anomalía y, cuando lo hacen, no le atribuyen mucha importancia.

A altas horas de la madrugada, tras muchas noches consecutivas de extraños destellos marcianos, una llama verdosa surca el cielo y se estrella en un arenal cercano a la casa de Ogilvy en Horsell, Inglaterra. Creyendo haber visto un meteoro, sale corriendo en busca del objeto. Cuando llega, encuentra una gran masa cilíndrica incrustada en las profundidades de un cráter causado por su propio impacto. Mientras observa, el extremo del proyectil comienza a desenroscarse y ve lo que cree que son hombres, medio calcinados, que intentan escapar de su interior. Saliendo del pozo, Ogilvy corre hacia Woking, donde se encuentra con un carretero que le ignora porque parece y suena como un loco. Finalmente, Ogilvy encuentra a Henderson, un periodista londinense que rápidamente le sigue hasta el pozo antes de enviar un telegrama a Londres.

Lenta pero inexorablemente, el cilindro de Marte atrae a una gran multitud, que permanece de pie en torno al borde de la fosa a la espera de que ocurra algo. Parece que el cilindro está a punto de abrirse cuando la pesada tapa cae finalmente al suelo, haciendo que la multitud, presa del pánico, se calle. De la oscura cavidad emerge una criatura oscura y grisácea, del tamaño de un oso, con «discos luminosos» por ojos y tentáculos en forma de serpiente. Justo cuando esta criatura emerge en el pozo, aparece otra en la abertura del cilindro, momento en el que el narrador corre hacia los árboles para ponerse a cubierto. Al mirar hacia atrás, ve la cabeza de un hombre que había caído en la fosa e intenta escapar antes de caer de repente hacia atrás con un grito.

Mientras el narrador se escabulle por el bosque —demasiado asustado para acercarse a la fosa—, un grupo de hombres (entre ellos Ogilvy y Henderson) se acerca al cilindro con una bandera blanca. Cuando se acercan a los marcianos, una luz cegadora salta y los incinera. La multitud estalla de terror cuando los marcianos empiezan a sembrar el caos en Horsell Common, quemando a la gente, los árboles y todo lo que hay en los alrededores. El narrador vuelve a casa, donde encuentra a su mujer y le cuenta todo lo que ha visto. Él y su mujer se sientan a cenar y cenan tranquilamente mientras él le asegura que los alienígenas no les harán daño porque la fuerza de la gravedad en la Tierra es demasiado fuerte para permitir que los marcianos campen a sus anchas por su superficie. Esto parece calmar tanto los nervios de él como los de ella, a pesar de que el narrador obtuvo esta información de Ogilvy, que acaba de ser asesinado por los marcianos.

Al día siguiente, con el recuerdo de los marcianos fresco en la memoria, los compañeros ingleses del narrador se dedican sorprendentemente a sus quehaceres cotidianos. Algunos hablan de la catástrofe con entusiasmo, como si comentaran entretenidos sucesos de actualidad. Mientras tanto, un grupo de soldados se acerca a Horsell Common y establece un perímetro alrededor de la fosa. A última hora de la noche, otro cilindro cae del cielo, aterrizando no muy lejos del primero. Al día siguiente, estalla la lucha entre los humanos y los marcianos, y rápidamente queda claro que las armas humanas no son rivales para los «rayos de calor» de los marcianos. El narrador y su esposa deciden escapar a casa de unos parientes en Leatherhead, a poca distancia de su hogar en Woking. El narrador va a una posada cercana y pide prestados un caballo y un carro, que utiliza para transportar a su esposa a Leatherhead antes de volver a Woking para devolver el caballo, tras haber prometido al posadero que lo tendría de vuelta a medianoche. Sin embargo, cuando regresa a Woking, ha llegado un tercer cilindro y, al levantar la vista de la carretera, ve una imagen aterradora: una gran máquina con tres patas que se eleva en la distancia. La máquina aplasta todo lo que encuentra a su paso mientras dispara un rayo de calor, y el narrador abandona el caballo. Poco después, encuentra el cadáver del posadero y se dirige a su propia casa, donde se refugia para pasar la noche.

Mientras se esconde en su casa, el narrador se encuentra con un artillero que ha huido de la fosa y ha tropezado con su propiedad. El artillero le habla de la destrucción causada por los marcianos y sus máquinas de combate. Los dos hombres deciden partir juntos: el narrador quiere reunirse con su mujer en Leatherhead y el artillero espera reencontrarse con su batería. En su camino, se encuentran con decenas de personas que huyen enloquecidas de cinco máquinas de combate, que descargan sus rayos de calor, incendiando todo a su alrededor. Al darse cuenta de que el agua le protegerá de las ráfagas de los rayos de calor, el narrador salta a un arroyo, y otros a su alrededor siguen su ejemplo. Al mismo tiempo, un gran cañón oculto por los cazas militares dispara un tiro que explota en la cara de una de las máquinas de combate. Este disparo derriba la máquina, y las otras máquinas acuden en tropel a su camarada caído antes de desatar su furia total sobre el paisaje con los rayos de calor. El narrador se desmaya en la orilla del río, apenas evitando ser pisado por una máquina antes de quedarse solo.

Las máquinas de combate regresan a su foso en Horsell Common, arrastrando consigo a su amigo muerto. Mientras tanto, el narrador observa que cada día llega un nuevo cilindro, y los marcianos se hacen cada vez más poderosos a medida que construyen sus máquinas, que al parecer también pueden emitir un humo negro mortal. Durante este tiempo, el narrador deambula por el bosque y acaba encontrándose con un cura asustado e histérico, que le pregunta qué pecados podrían haber cometido para merecer semejante castigo. El narrador responde diciéndole al cura que sea un hombre, y le pregunta para qué sirve la religión si «se derrumba bajo la calamidad». Aunque no hay afinidad con el cura, el narrador acepta viajar con él, y parten para evitar encontrarse de nuevo con los marcianos.

En este punto, el narrador cuenta la experiencia de su hermano durante la invasión marciana. Su hermano, estudiante de medicina en Londres, no sabe de la llegada de los marcianos hasta pasados varios días. Cuando finalmente lo hace, decide visitar a su hermano en Woking, con la esperanza de ver a los alienígenas antes de que sean asesinados por las fuerzas militares. Sin embargo, cuando va a la estación de tren, le informan que no hay trenes circulando en esa dirección debido a un accidente. A lo largo del día siguiente, compra varios periódicos en un intento de recabar más información sobre la invasión. Cuando todos los londinenses reciben la orden de evacuar la ciudad, roba una bicicleta de una tienda saqueada y sale de la ciudad, donde se encuentra con dos mujeres a las que están robando. Después de repeler a los delincuentes, el hermano se une a las mujeres en su carruaje y los tres deciden juntar su dinero para comprar billetes de barco y salir del país. La historia del hermano concluye cuando navega en la distancia mientras observa una extravagante batalla entre un buque de guerra llamado «Thunder Child» y tres máquinas de combate marcianas.

Mientras el hermano del narrador escapa de Inglaterra, el narrador y el cura continúan su viaje y acaban encontrando una cocina bien surtida en una casa abandonada. Mientras están sentados en este oscuro lugar, el cielo se ilumina de color verde y suena un enorme estruendo que destroza la casa y tira al narrador al suelo, donde permanece inconsciente durante varias horas. Cuando vuelve en sí, el cura le dice que se calle porque los marcianos están ahí fuera. Al parecer, ha llegado un nuevo cilindro, que aterrizó casi encima de la casa en la que se esconden y les impide salir.

A lo largo de catorce días, el narrador vive escondido, temeroso incluso de hablar en voz alta con el cura. Periódicamente se escabulle de la despensa a la cocina y se asoma a través de un agujero en la pared. Así es como el narrador llega a saber que los marcianos se alimentan extrayendo la sangre de los humanos vivos, emitiendo todo el tiempo un extraño aullido. Aunque la cocina contiene algunas provisiones, el narrador se da cuenta de que pronto se quedarán sin comida. La escasez de raciones se ve agravada por el glotón cura, que no para de atiborrarse. Con la esperanza de aumentar sus posibilidades de supervivencia, el narrador pone en práctica un plan de racionamiento, cortando el paso al cura cuando ha comido demasiado. Esto molesta profundamente al cura, que se vuelve cada vez más trastornado hasta que, finalmente, pierde la cabeza. Cuando el cura empieza a hacer demasiado ruido, el narrador lo deja inconsciente, pero ya es demasiado tarde: un marciano aparece en el agujero de la pared. Rápidamente, el narrador se retira a la carbonera, donde cierra la puerta y se cubre con carbón. El marciano se arrastra hacia él y abre la puerta, pero no se da cuenta de su presencia. Él no se atreve a salir del sótano hasta varios días después, cuando descubre que el cura ha muerto y que los marcianos se han marchado.

De nuevo al aire libre, el narrador se encuentra con el artillero, que le cuenta lo que ha sucedido en las dos últimas semanas. «¡Estamos derrotados!», insiste, explicando al narrador que los marcianos parecen estar desarrollando máquinas voladoras. En estas circunstancias, el artillero ha resuelto vivir la vida de una «rata», amonestando a los compañeros humanos que no tienen lo que hace falta para sobrevivir. Le cuenta al narrador su plan de abrirse camino por un túnel hasta las alcantarillas de Londres, donde vivirá con una comunidad de personas de ideas afines -incluido el narrador- hasta que quizá algún día pueda aprender a secuestrar una de las máquinas de combate de los marcianos. Impresionado por lo bien pensado que parece este plan, el narrador acompaña al artillero a una casa, donde los dos hombres trabajan durante horas excavando en el sótano para poder atravesar el sistema de alcantarillado. Sin embargo, el narrador se da cuenta poco a poco de que el plan del artillero está condenado al fracaso, y a la mañana siguiente parte hacia Londres.

Cuando el narrador llega a la ciudad, la encuentra desolada. Los marcianos se han apoderado de todo Londres y sus máquinas se alzan ahora altas y poderosas por toda la ciudad. Un aullido fantasmal resuena por las calles mientras el narrador se dirige hacia una máquina de combate. Para su sorpresa, no hace nada, simplemente se queda quieta mientras él se acerca. Finalmente, se topa con un enorme montículo en lo alto de una colina donde los marcianos parecen haber construido su mayor morada hasta la fecha. Cuando mira hacia una de las enormes máquinas inmóviles, ve que de la cabina salen hierbajos rojos y podredumbre, y se da cuenta de que los marcianos deben de haber muerto de una infección bacteriana. En las semanas, meses y años siguientes, el mundo se entera de que los sistemas inmunitarios de estas criaturas de otro mundo no estaban preparados para defenderse de las bacterias terrestres, por lo que sus cuerpos no pudieron soportar la infección. Tras la breve estancia de los marcianos, la humanidad se reconstruye, pero el narrador advierte del peligro de relajarse en un estado de comodidad, recordando a los lectores que los invasores podrían volver. La próxima vez, espera que la raza humana esté más preparada.

Contexto histórico

Cuando Wells era estudiante universitario, estudió biología con Thomas Henry Huxley, gran defensor de las teorías de Charles Darwin. Así pues, Wells conoció la idea de la selección natural de Darwin antes que la mayoría, y La guerra de los mundos es un testimonio de la influencia de la teoría en su pensamiento. Aunque la obra magna de Darwin, El origen de las especies, se publicó en 1859, su teoría de la evolución y la selección natural aún no era ampliamente aceptada cuando se publicó La guerra de los mundos, casi cuarenta años después. Por ello, el hecho de que los marcianos de la novela de Wells mueran porque no han pasado por la selección natural en la Tierra es bastante significativo, ya que supone un claro respaldo a la teoría de Darwin. De hecho, Wells trata la idea de la selección natural como un simple hecho, permitiendo así que la propia teoría se abra paso con facilidad en el discurso no sólo de la comunidad científica, sino también del público en general.

Datos claves

Título original: The War of the Worlds
Título completo: La guerra de los mundos
Cuándo se escribió: 1897
Dónde se escribió: Inglaterra
Cuándo se publicó: Publicado por primera vez por entregas en Pearson's Magazine en 1897, y más tarde como libro en 1898
Periodo literario: Literatura victoriana
Género: Ciencia Ficción, Literatura de invasión
Ambientación: Inglaterra victoriana
Clímax: Dado que La guerra de los mundos se publicó originalmente por entregas (y que Wells añadió capítulos posteriormente), puede decirse que cada entrega tiene su propio arco narrativo y clímax. Sin embargo, el clímax más obvio es cuando el narrador apenas escapa de un marciano escondiéndose bajo una pila de carbón
Antagonista: Los marcianos
Punto de vista: Narración en primera persona

 

Portadas de La guerra de los mundos

  • La guerra de los mundos por H. G. Wells ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.