Personajes de Bartleby, el escribiente de Herman Melville

Personajes de Bartleby, el escribiente de Herman Melville

Descripción de cada uno de los personajes del libro Bartleby, el escribiente de Herman Melville.

Este artículo acompaña el resumen del libro.

Alerta de spoiler: este artículo revela partes del argumento del libro.

Personajes principales

Bartleby

Las acciones de Bartleby a lo largo de la historia llegan a encarnar la idea de resistencia pasiva. Al final de la historia, Bartleby se convierte en un antagonista del objetivo del Abogado de obtener la máxima productividad de sus trabajadores. Aunque Bartleby comienza como un empleado ejemplar, pronto dice que «preferiría no hacer» ninguna de las tareas que le pide el Abogado, aparte de escribir. Bartleby es también un testimonio del fracaso inherente presente en el lenguaje: se revela que Bartleby trabajó anteriormente en la Oficina de Cartas Muertas, donde su tarea consistía en destruir las cartas perdidas o no entregadas. Además, Bartleby rechaza cualquiera de los intentos del Abogado por conocerlo hablando con él, sin revelar nada al Abogado sobre sus creencias, su familia, sus relaciones o su historia personal. Con el tiempo, la resistencia pasiva de Bartleby se vuelve más extrema y se niega a hacer incluso los requisitos básicos de su trabajo de copista, el Abogado intenta despedir a Bartleby, que prefiere no desalojar la oficina del Abogado, incluso después de que el Abogado cambie de oficina y deje atrás a Bartleby. En este punto, Bartleby se convierte en un testimonio de los límites de la caridad (y del inherente defecto autoaniquilador de la resistencia pasiva extrema), ya que cuando el Abogado vuelve a su despacho para ofrecerle a Bartleby su antiguo trabajo, o para conseguirle uno nuevo, o para acoger a Bartleby en su propia casa hasta que puedan determinar una solución mejor, Bartleby se resiste a todos estos esfuerzos. Además, cuando Bartleby acaba en prisión y el Abogado vuelve a Bartleby para ofrecerle buena comida para mantenerle con vida, de nuevo Bartleby se resiste, prefiriendo no comer hasta que, presumiblemente, muera. El lector debe decidir si Bartleby tiene derecho a suicidarse por resistencia pasiva y si el Abogado debería haber intentado ayudarle.

El Abogado

Nunca sabemos su nombre, pero el Abogado, que narra la historia, nos dice que es un abogado que posee su propio bufete situado en Wall Street, en la ciudad de Nueva York. Su condición de hombre cristiano y propietario de un negocio le lleva a menudo a un conflicto interno. Como cuando se debate sobre si mantener empleado a Bartleby, a menudo muestra una tensión entre la presión capitalista y la moral caritativa cristiana, una tensión a la que se enfrentaban muchos estadounidenses en el auge económico urbanizador de mediados del siglo XIX. Al igual que con el personaje de Bartleby, al lector se le cuenta poco o nada sobre la vida personal o la historia familiar del Abogado, lo que le permite ponerse en su lugar. Como la mayoría de la gente razonable, los impulsos caritativos del Abogado tienen un punto de ruptura: está dispuesto a tolerar a Bartleby hasta que su presencia amenaza con perjudicar su negocio. Es discutible si la línea de demarcación de la caridad del Abogado es correcta o incorrecta, ya que el Abogado soporta mucho más de lo que soportarían muchos jefes razonables (como puede verse en su relación con Turkey y Nippers, a ninguno de los cuales despide a pesar de que cada uno de ellos sólo rinde la mitad de un buen día de trabajo diario), pero no cabe duda de que Jesucristo habría soportado más que el Abogado, e incluso quizá habría sufrido para intentar salvar a Bartleby. Además, el Abogado muestra la incapacidad del lenguaje para conectar a las personas, ya que cada uno de sus intentos por conocer a Bartleby fracasa. Es más, incluso la propia escritura de la historia por parte del Abogado —que ahonda en los complejos sentimientos de éste por Bartleby— es un ejemplo de la incapacidad del lenguaje para conectar, ya que el propio Bartleby ha fallecido y, por tanto, nunca podrá leer la historia para comprender lo que el Abogado sentía por él. Esta ironía del texto ha llevado a algunos críticos a argumentar que la historia de Bartleby es en sí misma una carta muerta que el Abogado ha escrito a un hombre muerto para decirle lo que no pudo decirle en vida.

Nippers

Nippers es un joven escribiente que trabaja en el bufete del abogado y que hace una especie de cambio de guardia con Turkey a la hora de comer. Nippers sólo es útil después de comer, porque sufre lo que el abogado llama «indigestión», que podría ser algún tipo de adicción a las drogas que el abogado desconoce. Al igual que Turkey, nunca sabemos el verdadero nombre de Nippers, ya que el Abogado sólo se refiere a él por su apodo.

El otro abogado

Este abogado llega a la narración después de que el Abogado haya cambiado de despacho para escapar de Bartleby. Este segundo abogado informa al Abogado (que narra la historia) de que Bartleby no ha desalojado las instalaciones de su antiguo despacho, y amenaza con llamar a la policía para que se lleve a Bartleby si el Abogado no intercede.

Personajes secundarios

Turkey

Turkey, un viejo escribiente del despacho del abogado, tiene buen humor y hace un buen trabajo antes de la hora de comer, momento en el que se emborracha, se pone de mal humor y se vuelve casi inútil. Nunca sabemos su verdadero nombre, ya que el abogado sólo se refiere a él por su apodo.

Ginger Nut

Ayudante de doce años que trabaja en el bufete. En este relato, se dedica sobre todo a hacer recados para los demás escribientes, y a menudo se aventura a llevarles comida. Nunca sabemos el verdadero nombre de Ginger Nut, ya que el Abogado sólo se refiere a él por su apodo.

El empleado de la prisión

El empleado de la prisión a la que va a parar Bartleby. El Abogado contrata al empleado de la prisión para que cocine para Bartleby, pero sus esfuerzos son en vano porque Bartleby se niega a comer.

 

Portadas de Bartleby, el escribiente

  • Bartleby, el escribiente por Herman Melville ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.