La tecnología y el progreso en La máquina del tiempo de H. G. Wells

La tecnología y el progreso en La máquina del tiempo de H. G. Wells

La máquina del tiempo comienza con el Viajero del Tiempo explicando a los invitados a su cena los principios científicos subyacentes que hacen posible su invento, la máquina del tiempo. Esta inmersión en conceptos matemáticos y lenguaje científico pretende dar a los lectores una idea de la inteligencia, la creatividad y la ambición que alimentan el desarrollo tecnológico. Por el contrario, los Eloi del futuro carecen de lenguaje, tecnología e incluso fuerza física; se les presenta como una especie perezosa que duerme la siesta, retoza y come abundantes cantidades de fruta. Las condiciones de vida de los Eloi son tan idílicas que no luchan por satisfacer sus necesidades básicas, y el Viajero del Tiempo interpreta esto, al principio, como una realización de la utopía tecnológica libre de preocupaciones o privaciones. Sin embargo, la presencia de los Morlocks —que han tenido que recurrir al canibalismo porque sus necesidades básicas no han sido satisfechas— deja claro que la tecnología no ha sido una fuerza liberadora para todos.

Mientras que muchas obras de ciencia ficción se deleitan con las complejas y emocionantes tecnologías del futuro, La máquina del tiempo adopta un enfoque opuesto, planteando que la era victoriana podría ser la cúspide tecnológica de la humanidad, seguida de un deterioro del progreso tecnológico y cultural que mucha gente espera que continúe indefinidamente en el futuro. Escribiendo justo después de la revolución industrial, Wells estaba inmerso en una sociedad saturada por la promesa y el peligro de la nueva tecnología. De repente se disponía de nuevos bienes y se facilitaban tareas antes arduas, pero también había nuevos peligros como la contaminación rampante y los accidentes industriales, por no mencionar las exacerbaciones de las divisiones sociales basadas en la nueva riqueza y las malas condiciones laborales. Curiosamente, Wells no imagina que este auge tecnológico victoriano se prolongue indefinidamente, ni tampoco un mundo amenazado por una catástrofe relacionada con la tecnología. En su lugar, imagina algo más complejo: que el progreso tecnológico podría crear unas condiciones de vida tan idílicas que el progreso y la inteligencia humanos desaparecieran, y tan desastrosas que los humanos recurrieran al canibalismo. La tecnología en La máquina del tiempo está entonces directamente vinculada tanto al progreso como a la decadencia intelectual y la violencia.

Wells se muestra sistemáticamente ambivalente sobre el papel de la tecnología en la sociedad humana; las diferencias entre las vidas de los Eloi y los Morlocks simbolizan más ampliamente el duelo entre la promesa y el peligro de la innovación tecnológica, y esto refleja directamente las condiciones sociales de la Inglaterra victoriana en la que la tecnología creaba facilidad, riqueza y libertad para la clase alta, y unas condiciones de trabajo y de vida penosas para las clases bajas. Esta dualidad se aprecia también en la propia máquina del tiempo, que es a la vez liberadora (en el sentido de que hace posible el viaje en el tiempo, que antes sólo podía imaginarse) y peligrosa (por ejemplo, el Viajero del Tiempo podría materializarse dentro de un objeto sólido en el futuro, o podría quedar varado en condiciones peligrosas).

Así, Wells no encuentra una respuesta fácil a si la tecnología es buena o mala para la humanidad. Por un lado, el progreso tecnológico puede mejorar la vida, pero, por otro, la tecnología puede destruir las mismas condiciones que hacen a los humanos vibrantes y capaces, y puede exacerbar las divisiones sociales. La clave de la tecnología podría encontrarse, entonces, en el propio Viajero del Tiempo, que utiliza la tecnología no para ejercer poder sobre los demás, sino para plantear preguntas sobre el statu quo y traer de vuelta conocimientos que podrían ayudar a la humanidad. En otras palabras, el Viajero en el Tiempo puede verse como un emblema de la ciencia misma: se forma implacablemente hipótesis sobre el futuro y luego las reajusta basándose en la observación para generar conocimiento, lo que refleja el método científico. Si el Viajero en el Tiempo representa la ciencia libre de fuerzas sociales corruptoras, entonces Wells está sugiriendo que el relato del Viajero en el Tiempo, con todas sus implicaciones para la justicia social, es lo mejor que puede ofrecer la tecnología.

 

Portadas de La máquina del tiempo

  • La máquina del tiempo por H. G. Wells ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.