La perspectiva humana en La máquina del tiempo de H. G. Wells

La perspectiva humana en La máquina del tiempo de H. G. Wells

Alerta de spoiler: Este artículo contiene detalles de la trama de La máquina del tiempo de H. G. Wells.

La evolución humana

Uno de los aspectos más radicales de La máquina del tiempo es que cuestiona la centralidad del ser humano en la historia al poner en tela de juicio la noción de que los humanos perdurarán en su forma actual para siempre. Escrita unos treinta y cinco años después de la publicación de El origen de las especies, el texto seminal de Charles Darwin sobre la evolución, La máquina del tiempo acepta la teoría darwiniana y explora sus posibles consecuencias. En el relato, los humanos actuales han divergido en dos especies diferentes, ninguna de las cuales es más fuerte, más inteligente o más moral que los contemporáneos. Los Eloi son indefensos, los Morlocks son caníbales, y ambas especies han perdido el lenguaje y la inteligencia que caracterizan a los humanos contemporáneos.

A finales del siglo XIX, cuando se escribió La máquina del tiempo, muchos pensadores intentaban dar sentido a la nueva teoría de Darwin, lo que dio lugar a una proliferación de ideas diferentes y a veces contradictorias. Wells abrazó algunas de ellas —la propia idea de la selección natural, obviamente, y la idea de que la lucha es lo que produce la fuerza- pero rechazó el darwinismo social, un conjunto de ideas que postulaban que la especie humana podía mejorarse seleccionando sólo a los «mejores» humanos para reproducirse. Los Eloi, que son los descendientes de la élite británica (y, por tanto, las personas que los darwinistas sociales preferirían que se reprodujeran) han degenerado en una especie tonta e indefensa, lo que cuestiona tanto la idea de la superioridad inherente de las clases altas como la noción (una interpretación errónea de las ideas reales de Darwin) de que la selección natural significa que los humanos mejorarán de forma natural para siempre. De hecho, una lectura rigurosa de Darwin sólo sugiere que una especie se adapta a las condiciones con las que se le presenta; tal y como sucede en La máquina del tiempo, la facilidad que ofrece la tecnología a los Eloi les lleva a evolucionar de un modo que los humanos actuales considerarían regresión, una adaptación coherente con las ideas de Darwin.

Además de mostrar un futuro en el que los humanos han evolucionado hacia especies diferentes, Wells también muestra un futuro en el que los humanos no existen en absoluto. El capítulo once encuentra al Viajero del Tiempo en una playa de un futuro lejano en la que los únicos signos de vida parecen ser crustáceos gigantes y algas que han llegado a la orilla. Las descripciones de Wells del cielo cambiado —no hay luna, las constelaciones son diferentes, la atmósfera es escasa y el sol se está muriendo— son recordatorios de que la especie humana no es más que un parpadeo cuando se considera en la escala del tiempo geológico. El universo es mucho, mucho más antiguo que los humanos —también la Tierra— y ambos perdurarán mucho después de que los humanos sean irreconocibles o hayan desaparecido. Esto, junto con el tratamiento que Wells da al darwinismo, sirve como recordatorio del limitado poder de los seres humanos para controlar su propio destino y el del mundo en general. Aunque la propia máquina del tiempo es una proeza de la tecnología y la innovación que parece prometer el dominio del ser humano sobre los procesos naturales, el final del libro demuestra que esta noción es arrogante. La máquina del tiempo no es más que una herramienta impresionante: no puede, por sí misma, cambiar el poder o el destino de los seres humanos, ni realzar su papel relativamente secundario en el universo.

La desigualdad social en la sociedad victoriana

Además, La máquina del tiempo, escrito en Gran Bretaña en 1895, es el producto de una época de gran ansiedad por la desigualdad económica y de las clases sociales. La revolución industrial de los siglos XVIII y XIX había generado una riqueza increíble en Gran Bretaña, pero esa riqueza fue recogida, casi por completo, por las clases altas en lugar de distribuirse equitativamente entre los trabajadores de clase baja cuyo trabajo fue decisivo para la prosperidad industrial. Además, los escritos económicos de Karl Marx (que murió doce años antes de la publicación de La máquina del tiempo) inspiraron una crítica generalizada de la explotación de los pobres por los ricos. Esta angustia de clase de finales del siglo XIX fue especialmente pronunciada en Gran Bretaña debido a la rigidez de la jerarquía social allí existente: era muy difícil, en cualquier circunstancia, que una persona escapara a las condiciones de la clase en la que había nacido, algo que H. G. Wells, al haber crecido pobre, conocía bien.

Así, La máquina del tiempo, aunque está ambientada principalmente cientos de miles de años en el futuro, es también un relato moral sobre las condiciones sociales de la Inglaterra victoriana. Esto es más evidente en las diferencias entre los Eloi y los Morlocks, las dos especies humanas del año 802.701. Los Eloi son los descendientes de la élite británica que, mediante la explotación de los pobres, han creado unas condiciones de vida tan fáciles e idílicas que, en realidad, la especie ha retrocedido, perdiendo la inteligencia y la fuerza que caracterizan a los humanos actuales. Mientras tanto, los Morlocks, descendientes de la clase obrera británica, han trabajado bajo tierra durante tanto tiempo que han perdido la capacidad de ver a la luz del día y han recurrido al canibalismo. Wells utiliza las distinciones entre estas dos especies para plantear que las divisiones entre clases sociales en la Inglaterra victoriana son tan marcadas y dañinas que podrían llevar a la especie humana a dividirse en dos especies diferentes, cada una de las cuales encarnaría algunas de las peores características de los humanos. El miedo y la violencia que caracterizan la relación entre los Eloi y los Morlocks también pretenden hacerse eco de las tensiones entre trabajadores y élites en la Gran Bretaña victoriana. Wells pide a los lectores que consideren que esta relación, si no se reconcilia, podría evolucionar hacia algo mucho más desagradable.

La propia estructura de la narración de La máquina del tiempo también refleja el tema de la desigualdad. El Viajero del Tiempo relata su viaje al futuro a una sala llena de élites sociales (un editor, un médico, un periodista, un psicólogo, etc.), tanto porque son sus amigos como porque son las personas que tienen poder para efectuar cambios en la sociedad británica, y el Viajero del Tiempo espera que su relato tenga impacto. Aunque el Viajero del Tiempo es un científico respetado, no parece encontrarse del todo a gusto en estos círculos: los demás le ven como un excéntrico y se siente incómodo con los criados (por ejemplo, odiaba que los criados le sirvieran la cena). Así pues, el Viajero del Tiempo ocupa una complicada posición de clase que, quizá, le hace especialmente adecuado para reflexionar sobre las distinciones de clase que encuentra en el futuro. También es notable que, en la visión de Wells, ni siquiera el desplazamiento del Viajero del Tiempo cientos de miles de años en el futuro le permite trascender su clase. El Viajero del Tiempo se encuentra más a gusto con los Eloi que con los Morlocks, del mismo modo que se relacionaba con las élites de la Inglaterra victoriana. El mundo de ciencia ficción de 802.701 es, pues, una proyección distópica hacia el futuro basada en la desigualdad entre las clases sociales victorianas, pero también es simplemente una exageración para enfatizar las condiciones sociales contemporáneas a la escritura de Wells.

 

Portadas de La máquina del tiempo

  • La máquina del tiempo por H. G. Wells ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.