Cómo H. G. Wells consideró la evolución y la sobrevivencia en La guerra de los mundos

Cómo H. G. Wells consideró la evolución y la sobrevivencia en La guerra de los mundos

Alerta de spoiler: Este artículo contiene importantes detalles de la trama de La guerra de los mundos de H. G. Wells.

Siendo que La guerra de los mundos es una de las primeras historias de invasión extraterrestre uno pensaría que el énfasis estaría puesto en la maquinaria y los avances tecnológicos y sin embargo, aunque eso está presente, el verdadero tema subyacente es la diferencia biológica entre las especies terrestres y marcianas.

En el libro, Wells explora los extremos de lo que es posible según la evolución y la selección natural. En comparación con los humanos, los marcianos tienen ciertamente una tecnología muy avanzada pero esto también se usa en la narración para sugerir que su historia evolutiva es también más larga que la de los humanos. Aunque el narrador dice que «los marcianos pueden descender de seres no muy diferentes a los humanos», está claro que los primeros están mucho más avanzados en su proceso de evolución que los humanos. Sus avanzadas habilidades les permiten no sólo aterrizar en otro planeta, sino también destruir rápidamente pueblos y ciudades enteras. Sin embargo, a pesar de su sofisticado desarrollo, son presa del más simple de los enemigos: las bacterias terrestres. De hecho, es irónico que su perdición venga en forma de una pequeña y ordinaria amenaza contra la que los humanos —independientemente de sus menores poderes— han desarrollado una tolerancia. De este modo, Wells muestra a los lectores que el progreso y el desarrollo evolutivos no son mágicos, sino un proceso que se desarrolla según un conjunto específico de circunstancias ambientales. Se trata de un mensaje importante, dado que la teoría de la evolución de Darwin aún no era ampliamente aceptada cuando La guerra de los mundos se publicó por primera vez, a pesar de tener casi cuarenta años de antigüedad. Por ello, la novela de Wells es tanto una demostración y un argumento a favor de la verdad de la evolución como una entretenida historia de supervivencia.

Aunque los marcianos poseen una inteligencia imparable junto con poderes aparentemente sobrenaturales, han evolucionado estas fuerzas en respuesta a su propio planeta, haciendo que sus cuerpos no sean aptos para la vida en la Tierra. Los humanos, por otro lado (como todos los animales de la Tierra), han desarrollado inmunidades a las diversas amenazas y desafíos de la Tierra, y ésta es su única ventaja en la lucha contra los marcianos. Siguiendo esta lógica, el héroe de La guerra de los mundos no es una persona, un arma o una organización, sino el propio proceso de selección natural. A través de la selección natural, los humanos han creado una inmunidad a las bacterias, lo que les confiere un poder de resistencia contra los organismos que acaban matando a los marcianos. Aunque es evidente que los marcianos se han enfrentado a otros retos en su propio planeta, no se han encontrado con las mismas bacterias que se encuentran en la Tierra, lo que los deja indefensos ante la infección. Al enfrentar a unos seres tan superiores con un enemigo tan simple —las bacterias cotidianas— Wells desmitifica las ideas de Darwin sobre la evolución, demostrando que la selección natural es una cuestión muy simple de adaptación —o de falta de adaptación— al entorno.

Además de su consideración de la supervivencia literal, Wells ilustra cómo el proceso de adaptación también puede tener lugar en la mente. En otras palabras, destaca que la supervivencia es un esfuerzo tanto físico como mental. De hecho, la supervivencia humana en La guerra de los Mundos a veces parece estar tan relacionada con una determinada perspectiva como con la seguridad corporal real. Ante la amenaza de los marcianos, los humanos deben reaccionar según las circunstancias que se les presentan. Desgraciadamente, la mayoría de los compañeros del narrador responden a la invasión marciana de forma inadecuada, sin entender la realidad de la situación. Los militares, por ejemplo, exacerban la furia de los marcianos disparando continuamente sus armas, un esfuerzo inútil que sólo conduce a una mayor destrucción. Además, la mayoría de los ciudadanos tratan la invasión como si fuera una catástrofe natural, huyendo abiertamente de una ciudad a otra sin entender aparentemente que —a diferencia de un huracán o una inundación— los marcianos pueden seguirlos fácilmente de una ciudad a otra. El artillero, en cambio, parece comprender mejor la importancia de adaptarse al peligro de una manera que realmente se ajuste a la naturaleza de la amenaza. Habiendo visto que tanto la acción militar como la evacuación estándar son inútiles, altera su plan personal de supervivencia, resolviendo vivir como una «rata» en la clandestinidad, trasladándose al sistema de alcantarillado. Esta es una acción poco glamorosa, pero muestra su voluntad de adaptarse mentalmente a las cambiantes circunstancias externas. Reconociendo que los marcianos le matarán sin importar lo que haga para detenerlos, intenta apartarse por completo de la situación. Al final, esta mentalidad adaptativa le salva la vida.

El punto de vista del artillero también contiene una crítica implícita al estilo de vida elegante y complaciente de la burguesía de la época victoriana. Habla despectivamente de los ingleses, criticando la forma en que solían «escabullirse» del trabajo a casa y de casa a la iglesia, temiendo siempre cosas triviales y preocupándose por el dinero o el estatus social. No es de extrañar, pues, que muy poca gente parezca responder adecuadamente a la amenaza de los marcianos. El artillero retrata la nación inglesa como un grupo acostumbrado a la comodidad, que da por sentada la seguridad y la supervivencia. Vivir como una «rata» les resulta sencillamente insondable porque está muy lejos de su concepción de lo que significa vivir. Por ello, huyen de ciudad en ciudad, esperando cada vez recuperar la vida que llevaban antes de la invasión. Sencillamente, no quieren cambiar, aunque la falta de adaptación, ante la llegada de los marcianos, suponga una muerte segura. Por el contrario, el artillero está perfectamente dispuesto a renunciar a su antiguo estilo de vida en nombre de la supervivencia. Sugiere que la humanidad se ha alejado demasiado de la verdadera naturaleza de la existencia, que gira en torno a la lucha y la voluntad de sobrevivir. «La vida vuelve a ser real», dice, dando a entender que el mundo premarciano de la Inglaterra victoriana no era «real», y que un estilo de vida decadente y burgués está fuera de contacto con el hecho de que vivir es, para muchos, una lucha constante por la supervivencia.

Con los nuevos retos que presenta la invasión marciana, el proceso evolutivo de la raza humana se acelera en última instancia, aunque no necesariamente en un sentido biológico. El narrador se refiere a esto cuando dice

Puede ser que en el gran diseño del universo esta invasión desde Marte no esté exenta de beneficios para los hombres; nos ha robado esa serena confianza en el futuro que es la fuente más segura de decadencia, los regalos que ha aportado a la ciencia humana son enormes, y ha hecho mucho para promover la concepción del bien común de la humanidad.

Es importante señalar que en este pasaje, el narrador enumera principalmente los triunfos intelectuales, y no los avances físicos o biológicos que se han producido como resultado de la invasión marciana. Afirma que la invasión ha contribuido a los esfuerzos científicos de la humanidad, al tiempo que ha despojado a la sociedad de su «serena confianza en el futuro», lo que hace que la especie no esté preparada para los retos que debe afrontar. A su vez, La guerra de los mundos no sólo aclara la verdad básica de la teoría evolutiva de Darwin, sino que también aboga por los avances en el pensamiento y el estudio público, enmarcando la búsqueda intelectual como un medio viable para mejorar la resistencia de la humanidad, la longevidad y, en última instancia, sus posibilidades de supervivencia.

 

Portadas de La guerra de los mundos

  • La guerra de los mundos por H. G. Wells ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.