Resumen de El sabueso de los Baskerville de Arthur Conan Doyle

Resumen de El sabueso de los Baskerville de Arthur Conan Doyle

En El sabueso de los Baskerville vemos la primera aparición de Holmes desde su supuesta muerte en El problema final y el éxito de la novela llevó al eventual resurgimiento del personaje hasta el punto que es ahora considerada como una de las historias más famosas jamás escritas. Esta novela de Arthur Conan Doyle es además un clásico de historias de detectives y una perfecta introducción a los métodos de investigación de Sherlock Holmes.

Este artículo acompaña el comentario sobre los personajes del libro.

Resumen

Alerta de spoiler: esta sección revela el argumento del libro.

Sherlock Holmes y el Dr. John Watson se encuentran en el apartamento de Holmes en Baker Street, examinando un bastón dejado en el apartamento la noche anterior por un visitante desconocido. El bastón era un regalo, como demuestra la placa que lleva y que dice que es de «amigos del C.C.H.» para James Mortimer. Utilizando esta información, Holmes pide a Watson que determine lo que pueda sobre su misterioso invitado. Por el aspecto desgastado del bastón, Watson deduce que perteneció a un hombre mayor, con éxito y bien considerado, un viejo médico rural que hace sus rondas a pie. Holmes alienta las especulaciones de Watson, pero acaba revelando que gran parte de lo que éste dice es falso.

En lugar de un anciano médico rural, Holmes supone que Mortimer es un joven cirujano de Londres, muy apreciado como suponía Watson, pero que recientemente ha abandonado su puesto por el campo debido a la falta de ambición y no a la edad. Mortimer, dice, también posee un perro, más grande que un spaniel pero más pequeño que un mastín. Watson confirma la mayoría de las deducciones de Holmes utilizando un directorio de profesionales médicos. La información restante llega poco después, cuando Mortimer regresa en busca tanto de Holmes como de su bastón. Holmes sólo se ha equivocado en que Mortimer abandonó el hospital londinense porque se casó (aunque, eso sí, Mortimer carece de ambición).

Mortimer ha venido a presentar a Holmes un caso único, que está seguro interesará al famoso detective. El caso comienza con un documento de 1742 que cuenta la leyenda de Hugo Baskerville y cómo fue mutilado hasta la muerte por un sabueso —supuestamente del Infierno— que llegó a ser conocido localmente como el sabueso de los Baskerville. Hugo había secuestrado a una pueblerina local con la intención de violarla y maltratarla en su casa de Baskerville Hall. Sin embargo, antes de que Hugo tuviera la oportunidad de llevar a cabo sus horribles planes, la mujer escapó. La leyenda afirma que Hugo aceptó vender su alma al diablo si éste le ayudaba a atrapar a la mujer antes de que regresara a la ciudad, y el diablo cumplió su parte del trato. Hugo mató despiadadamente a la mujer, pero no tardó en pagar su deuda, ya que poco después fue encontrado devorado por un gran sabueso infernal. Este sabueso, dice la leyenda, acechará y matará a cualquier Baskerville que sea sorprendido atravesando los páramos fuera de Baskerville Hall por la noche durante al menos cuatro generaciones: una verdadera maldición de los Baskerville.

Mortimer ha traído esta extraña leyenda a Holmes porque Sir Charles Baskerville ha muerto recientemente en lo que parecen ser circunstancias igualmente extrañas: su corazón se paró mientras huía de algo. Mientras que la gente del pueblo parece contenta con la explicación oficial de que Baskerville murió a causa de un esfuerzo excesivo en su paseo vespertino, Mortimer ha descubierto las huellas de un gran perro cerca del cadáver. Sin embargo, no quiere alborotar a los habitantes del páramo sugiriendo que esas huellas podrían pertenecer al sabueso de los Baskerville, así que se guarda la información para sí mismo, compartiéndola sólo con Holmes.

Sin embargo, Mortimer no ha acudido a Holmes en busca de ayuda para resolver el misterio de la muerte de Sir Charles. Más bien quiere el consejo de Holmes sobre cómo manejar la llegada de Sir Henry Baskerville, el único heredero vivo de Sir Charles, quien, habiendo heredado Baskerville Hall, se traslada a su nuevo hogar desde América. A Mortimer le preocupa que Sir Henry pueda llegar rápidamente al mismo final que Sir Charles, si decide vivir en Baskerville Hall. Aunque es un hombre de ciencia, Mortimer se siente tentado a creer que la maldición podría ser cierta. Holmes está de acuerdo en que el caso es interesante y accede a pensar un poco más en él. Le pide a Mortimer que lleve a Sir Henry al apartamento de Baker Street lo antes posible, sin decirle nada sobre la maldición de los Baskerville ni sobre el sabueso.

En su posterior encuentro, Sir Henry le revela que ha recibido una extraña carta en su hotel y que le han robado una de sus botas nuevas. La carta, le muestra a Holmes, estaba construida casi en su totalidad con palabras recortadas de un periódico. En ella se advierte a Henry que se mantenga alejado del páramo si quiere vivir. Holmes se siente intrigado y rápidamente se da cuenta de que las palabras fueron recortadas del periódico The Times del día anterior. Cuando el autor de la carta se ha visto obligado a imprimir ciertas palabras, como «páramo», ha hecho todo lo posible por ocultar la letra. Sin embargo, incluso en estos casos, Holmes es capaz de deducir que el autor probablemente utilizó una pluma de hotel. Sin embargo, cómo supo el autor adónde enviar la carta sigue siendo un misterio para todos. Nadie sabía en qué hotel se alojaría Sir Henry cuando llegara de América. Preocupado, el grupo repite a Sir Henry la leyenda del sabueso de los Baskerville y Holmes le aconseja que no vaya a Baskerville Hall. Henry, sin embargo, rechaza de plano este consejo, diciendo que ningún demonio del infierno podría apartarle de su hogar ancestral.

Cuando Sir Henry y Mortimer se marchan juntos, Holmes y Watson les siguen de cerca. Holmes está convencido de que alguien debe estar siguiendo a Sir Henry, ya que no hay otra forma de que se conozca la dirección de su hotel. Efectivamente, no tardan en descubrir a un hombre barbudo que sigue a sir Henry desde un coche de caballos. Sin embargo, el hombre se da cuenta de que le han visto y emprende una rápida huida, aunque no antes de que Holmes consiga el número de su taxi. Holmes utiliza esta información para obtener el nombre y la dirección del taxista. Al mismo tiempo, también contrata a un muchacho para que rastree el papel de desecho de los hoteles locales en busca del periódico que se utilizó para crear la extraña carta enviada a Sir Henry Baskerville. También envía un telegrama a Mr. Barrymore, el barbudo mayordomo de Baskerville Hall, para saber si está o no en casa. Si no lo está, conjetura Holmes, es posible que fuera él quien siguiera a Sir Henry.

Más tarde, durante el almuerzo, Sir Henry revela que le falta otra bota: esta vez una vieja. El grupo también discute el testamento de Sir Charles. Al parecer, fue un gran filántropo. Mr. y Mrs. Barrymore, el mayordomo y la ama de llaves de Baskerville Hall, heredaron unas 500 libras cada uno de Sir Charles, y Mortimer heredó 1.000 libras. En total, dice Mortimer al grupo, la herencia de Sir Henry será de unas 740.000 libras en activos líquidos que, combinados con el valor de la finca, suman casi un millón de libras (más de 100 millones de libras en la moneda actual). Obviamente, declara Holmes, es este dinero el que está proporcionando la motivación para el crimen. Holmes acepta a regañadientes que Sir Henry debe ir a Baskerville Hall si quieren llegar al fondo del asunto, pero implora a Watson que vaya también. Watson accede, contento de que Holmes haya mostrado tanta confianza en él. Al acompañar a Sir Henry a su habitación, el grupo se sorprende al descubrir la nueva bota que le faltaba a Sir Henry en un lugar donde ya la habían buscado. Además, Holmes recibe dos telegramas: el primero informándole de que Mr. Barrymore estaba efectivamente en casa, el segundo informándole del fracaso del muchacho contratado en encontrar el ejemplar recortado de The Times. Esto deja a Holmes con una última pista: el taxista. Holmes se reúne con el taxista y le ofrece dinero a cambio de cualquier información que pueda tener sobre el hombre barbudo. El taxista sólo sabe que su pasajero afirmó ser el famoso detective privado Sherlock Holmes. Con esta información, Holmes se queda de repente sin ninguna pista en el caso.

No pasa mucho tiempo antes de que Watson, Mortimer y Sir Henry se dirijan a Baskerville Hall. Durante el viaje, se encuentran con soldados fuertemente armados. Los soldados buscan a Selden, un asesino que ha escapado recientemente de una prisión cercana. Al llegar a la mansión, Mortimer se marcha y Sir Henry, acompañado por Watson, es recibido por Mr. y Mrs. Barrymore. Mr. Barrymore no tarda en sugerir que tal vez la pareja no quiera continuar mucho tiempo en servicio. Les preocupa que el joven Sir Henry quiera vivir más a lo grande de lo que lo hacía Sir Charles; en cualquier caso, no sienten lo mismo por la mansión desde que murió Sir Charles, a quien consideraban un amigo además de un patrón. Explorando la casa después de la cena, Watson y Sir Henry quedan impresionados por la larga hilera de retratos familiares. Más tarde, en la cama, Watson oye el ruido inconfundible del llanto de una mujer. A la mañana siguiente, Watson y Sir Henry preguntan a Mr. Barrymore por ese llanto. Barrymore afirma que no era su mujer, pero Watson se da cuenta enseguida de que los ojos de Mrs. Barrymore parecen haber estado llorando. Watson empieza a sospechar que Mr. Barrymore es violento con su mujer, lo que le lleva a tener más sospechas. Watson decide ir a la oficina del jefe de correos y averiguar si el telegrama que Holmes envió a Barrymore fue entregado directamente en manos de Barrymore, y de nadie más, como estaba indicado. Efectivamente, descubre que el mensaje fue a parar a manos de Mrs. Barrymore, por lo que, una vez más, es posible que Mr. Barrymore fuera el hombre barbudo que había estado siguiendo a Sir Henry.

Mientras regresa de la oficina de correos, Watson se encuentra con Jack Stapleton, que sabe una sorprendente cantidad de cosas sobre el caso: que Sir Charles tenía un corazón débil, que existía una leyenda sobre el sabueso de los Baskerville y que Sherlock Holmes se ha interesado por el caso. Stapleton está especialmente interesado en conocer la opinión de Holmes sobre la situación a través de Watson y le ofrece su ayuda en todo lo posible. Juntos, los dos caminan de vuelta a casa de Stapleton para que Watson pueda conocer a Beryl Stapleton, a quien Jack presenta como su hermana. Por el camino, Stapleton le señala una parte particularmente desagradable del páramo que es en su mayor parte pantano. Juntos, él y Watson presencian cómo un poni salvaje se ahoga trágicamente en el pantano y oyen un aullido inexplicable, como de un gran sabueso. Stapleton afirma que él es la única persona del páramo que puede navegar con seguridad por la zona pantanosa: es una habilidad que ha tenido que aprender como naturalista, ya que allí se encuentran las mejores mariposas y las plantas más raras. Junto a esta zona, Stapleton también señala una serie de cabañas neolíticas que, según él, aún conservan pruebas de haber sido habitadas por los primeros humanos. Mientras Beryl Stapleton se acerca para reunirse con los dos hombres, Jack se distrae con una rara mariposa y sale corriendo. Beryl se acerca apresuradamente a Watson y le insta a abandonar los páramos lo antes posible. Sin embargo, cuando Jack regresa, ella abandona al instante esta línea de conversación y, cuando Jack le revela que su invitado es el Dr. John Watson, ella se sonroja e informa a Watson de que creía que era Sir Henry Baskerville. Más tarde, cuando Watson está caminando de regreso a Baskerville Hall, Beryl sale a hurtadillas de su casa para alcanzarle, pidiendo que Watson olvide su anterior advertencia. Su miedo, dice ella, era sólo una veleidad que no puede explicar realmente.

En un informe escrito a Holmes sobre los días siguientes, Watson revela que Sir Henry ha conocido a Beryl Stapleton y se ha aficionado a ella, aunque Jack Stapleton parece desaprobarlo enérgicamente, llegando a montar en cólera cuando sorprende a los dos juntos y a solas. Jack accede, sin embargo, a acostumbrarse a la idea de que Sir Henry salga con su hermana, si Sir Henry espera unos meses para ello. Lo más importante, sin embargo, es que Watson informa de que él y Sir Henry han descubierto a Mr. Barrymore utilizando una vela para hacer señales a alguien en el páramo a altas horas de la noche. Cuando se le confronta, Barrymore se niega a dar explicaciones, incluso cuando Sir Henry le amenaza con despedirle. El misterio sólo se resuelve cuando Mrs. Barrymore revela el secreto para salvar sus carreras. Mr. Barrymore hace señas a Selden, el convicto fugado. Los Barrymore han estado proporcionando a Selden comida y ropa (incluidas algunas prendas que Sir Henry había donado a Mr. Barrymore), porque Selden es hermano de Mrs. Barrymore y ella se siente responsable de él. Tanto Watson como Sir Henry ven la situación imposible en la que han puesto a los Barrymore y les perdonan su subterfugio. Aun así, Watson y Sir Henry sienten que deben intentar apresar al criminal e inmediatamente se dirigen a los páramos para intentarlo. Aunque son hombres jóvenes y atléticos, Selden les supera rápidamente y consigue escapar. En su persecución, sin embargo, Watson ve a otro hombre en la distancia, observándoles. Tampoco consiguen atrapar a este hombre misterioso, y Watson sólo puede confirmar que el hombre no parecía ser ninguno de los vecinos que ha conocido. Ahora cree que este hombre es el mismo que siguió a Holmes en Londres y que Mr. Barrymore sólo era una pista falsa.

A la mañana siguiente, Mr. Barrymore agradece a Sir Henry que le haya permitido seguir trabajando en Baskerville Hall (aunque a Barrymore no le gusta que sir Henry haya intentado cazar a Selden). A cambio de esta gentileza, Barrymore le revela algo que había mantenido en secreto a todo el mundo por respeto a Sir Charles Baskerville: a saber, que Sir Charles tenía previsto reunirse con una mujer a la hora y en el lugar exactos en que fue asesinado. Mr. Barrymore no sabe mucho más allá de esto, sólo que ese mismo día llegó una carta para Sir Charles solicitando el encuentro. Estaba escrita con letra femenina y firmada «L.L.». Tras algunas averiguaciones, Watson decide que L.L. debe de ser Laura Lyons, una mecanógrafa de un pueblo cercano a la que Sir Charles había dado a veces ayuda en forma de dinero. Watson va a ver a Lyons y se entera de que ella había planeado pedir a Sir Charles los fondos necesarios para obtener el divorcio de su marido, pero encontró una fuente alternativa para esos fondos y por eso nunca acudió a la cita. Sin embargo, nunca canceló los planes y no le dirá nada a Watson sobre su otro benefactor.

De regreso a Baskerville Hall desde la casa de Lyon, Watson ve a un muchacho que lleva comida a los páramos y, siguiéndole, se encuentra entre las cabañas neolíticas que había observado antes. Aquí, Watson se encuentra cara a cara nada menos que con su amigo Holmes, que ha estado viviendo en las cabañas todo el tiempo, para obtener una visión externa de la situación. Al principio, Watson se siente molesto por el engaño de Holmes, pero éste elogia el trabajo de Watson hasta el momento. Esto cura toda la mala voluntad de Watson. Al comparar los informes, Holmes pone al corriente a Watson de algunas facetas del caso que éste aún no ha desentrañado: la más importante, que Jack y Beryl Stapleton no son hermano y hermana, sino marido y mujer. Holmes deduce que Jack se ha hecho pasar por un hombre soltero para atrapar a Laura Lyons en su plan, utilizándola para atraer a Sir Charles al páramo donde fue asesinado. Holmes supone que Jack planea utilizar de forma similar el enamoramiento de Sir Henry por Beryl Stapleton. Ambos coinciden ahora en que Stapleton es el responsable de la muerte de Sir Charles y de la amenaza que pesa sobre la vida de Sir Henry. Holmes y Watson aún están resolviendo todos los detalles cuando oyen cerca un sabueso que aúlla y gruñe. Temiendo que Sir Henry esté en peligro, corren hacia el sonido sólo para encontrar el cuerpo de un hombre muerto. Como el cuerpo está vestido con las ropas de Sir Henry, temen lo peor. Sin embargo, al inspeccionarlo más de cerca, se dan cuenta de que el cadáver no es otro que Selden, que lleva la ropa que Sir Henry donó a Mr. Barrymore. Selden parece haber caído al vacío mientras intentaba escapar del sabueso, que ahora Holmes y Watson creen que pertenece a Jack Stapleton. Ayudando a confirmar sus sospechas, Stapleton llega al lugar de la muerte sólo unos instantes después, seguro de que Sir Henry ha sido asesinado y pareciendo ligeramente decepcionado cuando no es así.

De vuelta a Baskerville Hall, Holmes y Watson no revelan nada de sus sospechas sobre Stapleton a Sir Henry. En su lugar, le piden que se limite a seguir las instrucciones que le den, sin cuestionarlas. Mientras hablan, Holmes se interesa mucho por los retratos familiares que cuelgan de la pared y observa que Sir Henry tiene rasgos no muy distintos a los de Hugo Baskerville, el aspirante a violador cuya muerte inició la leyenda del sabueso de los Baskerville. Sin embargo, cuando Holmes utiliza sus manos para cubrir una parte de los rasgos de Hugo, se aprecia un parecido mayor. Hugo Baskerville es exactamente igual a Jack Stapleton. A partir de esto, Holmes deduce el motivo de Stapleton: debe de ser un miembro hasta ahora desconocido de la familia Baskerville y heredero de su fortuna en caso de que Sir Henry muera. Holmes comenta que ahora sólo tiene que ser capaz de demostrar lo que sabe para detener a Jack Stapleton. Le dice a Sir Henry que él y Watson regresarán inmediatamente a Londres para trabajar mejor en el caso, y aconseja a Sir Henry que esa noche cene con Stapleton. Holmes advierte a Sir Henry que sólo tome el camino recto a través del páramo entre Baskerville Hall y la casa de Stapleton. Watson está asombrado por este consejo y Sir Henry aterrorizado por él, pero ambos aceptan.

Intentando encontrar las pruebas que necesitan, Holmes y Watson visitan de nuevo a Laura Lyons. Cuando le revelan que Jack Stapleton es un hombre casado, ella se lo cuenta todo a los dos. Stapleton había convencido a Lyons de que quería casarse con ella, con tal de que pudiera pagarle el divorcio de su marido separado. Un matrimonio así habría sido un acontecimiento que habría cambiado la vida de Lyons, que apenas se ganaba la vida con el trabajo de mecanógrafa y era una marginada de la sociedad por ser una mujer separada. Stapleton sugirió que Sir Charles le daría encantado el dinero y le exigió que concertara una cita con él. Sin embargo, cuando llegó el momento, Stapleton le dijo que sería inapropiado pedírselo a Sir Charles y que el propio Stapleton encontraría el dinero para el divorcio. Evidentemente, esto permitía a Stapleton saber con precisión dónde se encontraría Sir Charles a esa hora determinada, lo que permitía a Stapleton saber cuándo y dónde soltar a su sabueso. Lyons asegura a Holmes y a Watson que nunca supo que Stapleton pretendiera hacer daño a Sir Charles, un hombre verdaderamente importante para ella debido a toda la ayuda que le había prestado.

Holmes revela a Watson que no tiene intención de regresar a Londres. Sólo quería hacer creer a Sir Henry y a Jack Stapleton que se marcharía, para que Stapleton se sintiera lo bastante envalentonado como para intentar asesinar a Sir Henry. De regreso a los páramos, Holmes y Watson se encuentran con un detective de Scotland Yard, a quien Holmes ha reclutado para que les ayude a capturar a Stapleton. Juntos, los tres hombres montan guardia en la carretera frente a la casa de Stapleton. Están seguros de que Stapleton soltará al sabueso en cuanto Sir Henry salga de cenar allí. Sin embargo, mientras esperan, se extiende una espesa niebla que les obliga a retirarse cada vez más lejos de la casa para evitar verse envueltos en ella. Finalmente, se colocan fuera de la vista al borde del camino y esperan a que Sir Henry pase junto a ellos. Momentos después de que lo haga, los hombres oyen el sonido de un perro que corre en su dirección. Pronto, una enorme bestia pasa al galope junto a ellos. En la niebla parece respirar fuego y tener unos ojos rojos brillantes. Al principio, los hombres se quedan desconcertados, y pasa junto a ellos ilesa en su camino hacia Sir Henry. Holmes, sin embargo, se pone rápidamente en pie y corriendo a una velocidad asombrosa alcanza a la bestia justo cuando ésta se abalanza sobre Sir Henry. Holmes mata al perro de un disparo, salvando a Sir Henry.

Corriendo hacia la casa de Stapleton para detenerle, los Holmes y Watson sólo encuentran a Beryl Stapleton, a quien Jack ha atado sin piedad en un dormitorio porque se negó a seguir ayudándole en sus crímenes. Jack ha huido a la parte pantanosa del páramo. Los hombres van tras él, pero pronto llegan a la conclusión de que ha sido arrastrado a los pantanos, víctima tanto de su propia precipitación como de la densa niebla. Encuentran la zona secreta donde Stapleton guardaba al sabueso, así como la vieja bota de Sir Henry, que Stapleton utilizaba para proporcionar a su perro el olor de Sir Henry. Más tarde, al inspeccionar al sabueso muerto, se dan cuenta de que sus ojos brillantes y su boca que escupe fuego no eran más que una pintura de fósforo que Stapleton le había aplicado. El relato termina con Holmes, meses después, atando largamente los cabos sueltos que quedan para Watson. Muchos de los detalles de la descripción de Holmes son redundantes, pero otros —como su identificación de Stapleton como el misterioso hombre barbudo que les siguió en Londres— son información fresca.

Contexto histórico

La ficción detectivesca es un resultado directo de la aparición de las agencias de detectives en el mundo real. Las fuerzas policiales no siempre existieron de la forma icónica que lo hacen hoy en día. De hecho, Inglaterra no tuvo algo parecido a una fuerza policial moderna hasta 1749, cuando se formaron los Bow Street Runners. Anteriormente, se esperaba que los ciudadanos particulares asumieran un papel mucho más activo en la vigilancia de sus comunidades, atrapando a los delincuentes y llevándolos ante los tribunales por su propia voluntad. Los Bow Street Runners fueron los primeros individuos pagados por el gobierno y encargados de ocuparse profesionalmente de tales tareas. Los Runners fueron sustituidos por organizaciones como el Servicio de Policía Metropolitana, fundado en 1829, y otras, que poco a poco fueron tomando la forma de los departamentos de policía modernos. Mientras tanto, sin embargo, se produjo un auge de las agencias de detectives privados que trabajaron junto a los primeros cuerpos policiales. La primera de ellas fue fundada en 1833 por un ex delincuente llamado Eugène François Vidocq. Utilizaba técnicas empíricas excepcionalmente modernas en su trabajo, como el uso de yeso para hacer moldes de huellas, agentes encubiertos e incluso balística. La idea de un experto con mentalidad científica enfrentándose a criminales expertos intrigó al público e inspiró a escritores como Edgar Allan Poe, Honoré de Balzac y Victor Hugo.

Datos claves

Título original: The Hound of the Baskervilles
Título completo: El sabueso de los Baskerville
Cuándo se escribió: 1901-1902
Dónde se escribió: Condado de Surrey, Inglaterra
Cuándo se publicó: 1901-1902
Periodo literario: Finales de la época victoriana/eduardiana
Género: Ficción detectivesca, ficción criminal, ficción por entregas, novela corta
Ambientación: Londres, Inglaterra, y condado de Devonshire, Inglaterra
Clímax: Sherlock Holmes descubre el complot de Jack Stapleton para matar a Sir Henry Baskerville y mata a tiros al monstruoso sabueso de Stapleton segundos antes de que pueda consumar el asesinato
Antagonista: Jack Stapleton
Punto de vista: Primera persona

 

Portadas de El sabueso de los Baskerville

  • El sabueso de los Baskerville por Arthur Conan Doyle ha sido publicado por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y ebook.