Personajes de El pescador y su alma de Oscar Wilde

Personajes de El pescador y su alma de Oscar Wilde

Descripción de los personajes de «El pescador y su alma» de Oscar Wilde  —parte del libro de historias cortas Una casa de granadas.

Este artículo acompaña el resumen de la historia.

Alerta de spoiler: este artículo revela partes del argumento del libro.

Personajes principales

El Pescador

El protagonista de la historia, el Pescador del título, atrapa accidentalmente a la Sirena en su red mientras pesca una noche. Se resiste a dejarla marchar y lo hace con la condición de que vuelva todos los días a cantarle para ayudarle a pescar. Tras este acuerdo, el Pescador no tarda en enamorarse de la Sirena. De hecho, su amor por ella es tan fuerte que está dispuesto a renunciar a su Alma para estar con ella, y hace todo lo posible para llevar a cabo este sacrificio. Después de haber conseguido alejar su alma para poder vivir con la gente del mar, su Alma regresa una vez al año e intenta tentarle con sabiduría y riquezas, a lo que el Pescador se resiste. Al final, sin embargo, cuando el Alma describe a una muchacha con velo que baila descalza en un pueblo cercano, el Pescador cae presa de la tentación carnal. Tras dejar a la Sirena para ir a ver a la bailarina, comete actos malvados y crueles siguiendo instrucciones de su Alma. Incapaz de separarse de su Alma por segunda vez, no puede regresar a la Sirena. Aunque Wilde no indica la edad del Pescador, se le describe como joven y a menudo se comporta de forma inocente o ingenua, como cuando acepta de buen grado que debe renunciar a su alma, cuando es engañado por la Bruja para participar en un ritual satánico y cuando comete los actos malvados que el Alma le ordena, cuestionándolos sólo después. Sin embargo, parece que finalmente se da cuenta de las repercusiones de sus actos cuando los Hombres del Mar le traen el cadáver de la Sirena. El Pescador se ahoga mientras abraza su cadáver con desesperación. El final de la historia sugiere que ha sido perdonado y que se ha reunido con su amor en la muerte, ya que extrañas y hermosas flores crecen de su tumba sin nombre.

El Alma

Después de que la Bruja le haya dicho al Pescador cómo enviar su alma para que pueda estar con la Sirena, el Alma se convierte en un personaje por derecho propio. La primera vez que el Alma habla con el Pescador, es para rogarle que no lo envíe lejos. Cuando el Pescador se niega e insiste en separarse de su Alma, ésta le implora que, al menos, no le eche sin corazón. El Pescador también se niega. No obstante, el Alma tiene la esperanza de reunirse algún día con su amo e insiste en volver a ver al Pescador al final de cada año. Cuando lo hace, intenta convencer al Pescador para que abandone a la Sirena tentándole con sabiduría y riquezas. Cuando finalmente lo consigue, y el Pescador accede a reunirse temporalmente con él, el Alma instruye al Pescador para que cometa actos crueles, incluido el asesinato. De este modo, el lector aprende que, al haber viajado por el mundo sin corazón, el Alma se ha convertido en «un alma malvada». Hasta el final de la historia, el Alma está desesperada por reunirse permanentemente con el Pescador, y continuamente intenta tentarlo con actos buenos y malos por igual. Aunque finalmente el Alma consigue volver a entrar en el corazón del Pescador, esto sólo ocurre en los momentos previos a que éste se ahogue, poco después de que su corazón se haya roto tras la muerte de la Sirena.

La Sirena

La Sirena, sin nombre, es el objeto de los afectos del Pescador, y aunque está ausente durante la mayor parte de la historia, es una parte importante de su desarrollo. Cuando el Pescador le pide a la Sirena que se case con él, ella le dice que sólo podrá estar con él si renuncia a su Alma y, debido a su amor por él, decide hacerlo de buena gana. Durante tres años viven felices juntos en el mar. Sin embargo, cuando el Pescador es tentado por su Alma para volver al mundo, comete una serie de actos malvados y descubre que ya no puede separarse de su Alma, lo que le impide volver más tarde con la Sirena. Posteriormente, la Sirena muere, tal vez de desamor, y su cuerpo es sacado del mar por los Hombres del Mar. Mientras el pescador se aferra desesperado al cadáver de la sirena, él se ahoga y ambos son enterrados en una tumba sin nombre.

El Sacerdote

Durante la mayor parte de la historia, el Sacerdote es un personaje agresivo y severo, cuya devoción a Dios le impide apreciar el amor en todas sus formas y abrazar a todas las criaturas de Dios en la tierra. Se niega a ayudar al Pescador a alejar su Alma para que pueda estar con la Sirena, declarando vehementemente que el amor romántico es «vil». Al final de la historia, sin embargo, sufre una especie de transformación espiritual tras encontrarse con las flores que han crecido de la tumba del Pescador y la Sirena, y bendice «todas las cosas del mundo de Dios».

La Bruja

Una vez que el Pescador se da cuenta de que el Sacerdote no le ayudará a enviar su Alma para que pueda estar con la Sirena, acude a la Bruja y le pide ayuda. Al principio parece que la Bruja va a engañar al Pescador, ya que intenta engañarle para que participe en un ritual en el que está implicado el diablo. Aunque se muestra reacia a hacerlo, al final es la Bruja quien le dice al Pescador cómo deshacerse de su alma.

 

Portadas de Una casa de granadas

  • «El pescador y su alma» ha sido publicado en el libro Una casa de granadas de Oscar Wilde por Rosetta Edu en una nueva traducción al español en tapa blanda, tapa dura y ebook así como en una versión bilingüe, igualmente en tapa blanda y tapa dura.