Personajes de 1984 - Mil novecientos ochenta y cuatro de George Orwell

Personajes de 1984 - Mil novecientos ochenta y cuatro de George Orwell

Descripción de cada uno de los personajes del libro 1984, de George Orwell.

Este artículo acompaña el resumen del libro.

Alerta de spoiler: este artículo revela partes del argumento del libro.

Personajes principales

Winston Smith

El protagonista de la novela, un funcionario del Partido Exterior de 39 años que se rebela en privado contra el régimen totalitario del Partido. Frágil, intelectual y fatalista, Winston trabaja en el Departamento de Registros del Ministerio de la Verdad reescribiendo artículos periodísticos para ajustarlos a la versión actual de la historia del Partido. Winston percibe que el objetivo último del Partido es obtener el dominio absoluto sobre los ciudadanos de Oceanía controlando el acceso al pasado y, lo que es más diabólico, controlando las mentes de sus súbditos. Orwell utiliza el hábito de introspección y autoanálisis de Winston para explorar la oposición entre realidad externa e interna, y entre individualismo e identidad colectiva. Convencido de que no puede escapar al castigo por su deslealtad, Winston trata, no obstante, de comprender los motivos que subyacen a las políticas opresivas del Partido, y asume considerables riesgos personales no sólo para experimentar sentimientos y relaciones prohibidos, sino para ponerse en contacto con otras personas que comparten su escepticismo y su deseo de rebelarse contra el Ingsoc (socialismo inglés).

Julia / La chica de pelo oscuro

Amante de Winston, de 26 años, morena y sexualmente rebelde, que trabaja en el Departamento de Ficción del Ministerio de la Verdad. Julia es oportunista, práctica, intelectualmente primitiva, vital y desinteresada por la política. Cree que el Partido es inconquistable mediante la resistencia organizada, y que la desobediencia secreta es la única forma eficaz de revuelta. Le encanta saltarse las normas, y su astucia y valentía inspiran a Winston a correr riesgos cada vez mayores. Julia disfraza sus actividades ilegales bajo una apariencia de ortodoxia. Por ejemplo, es miembro activo de la Junior Anti-Sex League.

O'Brien

El antagonista de la novela: un burócrata corrupto, miembro del Partido Interior y símbolo del despotismo deshumanizado y deshumanizador. La apariencia carismática y los modales de O'Brien engañan a Winston haciéndole creer que él también trabaja contra el Partido, lo que lleva a Winston a incriminarse a sí mismo. Incluso después de que O'Brien se revele como instrumento de terror del Partido, Winston sigue admirando su inteligencia y, bajo tortura, llega paradójicamente a adorarlo como a su salvador.

Mr. Charrington

El anciano propietario de la chamarilería donde Winston compra el diario, luego el pisapapeles y, finalmente, alquila un dormitorio privado para sus aventuras con Julia. Charrington induce a Winston a confiar en él con su aparente reverencia por el pasado, su comportamiento discreto y su exterior apacible. En realidad, Charrington es miembro de la Policía del Pensamiento y se encarga de que los amantes sean detenidos.

Personajes secundarios

Gran Hermano

Una invención del Partido cuyo rostro aparece en monedas y carteles por toda Oceanía. Ostensiblemente líder del Partido, es una figura ideada para concentrar la lealtad de los miembros del Partido, cuyos sentimientos de amor se dirigen más fácilmente hacia un individuo que hacia una organización.

Emmanuel Goldstein

Ex dirigente del Partido en el exilio, vilipendiado por el Partido como Enemigo del Pueblo. Es el tema de la emisión que se puede ver en Dos minutos de odio, autor de Teoría y práctica del colectivismo oligárquico y supuesto líder de la Hermandad.

Syme

Lingüista políticamente ortodoxo y colega de Winston cuyo trabajo consiste en editar la Undécima Edición del diccionario Newspeak. La inteligencia de Syme conduce a su detención y vaporización, como Winston sospecha que ocurrirá. La mención de Syme por parte de O'Brien tras su desaparición anima a Winston a creer que O'Brien es un aliado secreto.

Parsons

Vecino de Winston en Victory Mansions, un hombre sudoroso, regordete y ortodoxo que critica inadvertidamente al Partido mientras duerme y es denunciado a la Policía por su vigilante hija, miembro de los Espías. Winston le desprecia por su aceptación incondicional de la doctrina del Partido.

Mrs. Parsons

La esposa de Parsons, que pide a Winston que repare su fregadero y casi descubre el diario.

Tillotson

Un reservado y aparentemente hostil colega de Winston en el departamento de Registros que está empleado en lo que Winston sospecha que son exactamente las mismas tareas que él.

Ampleforth

Un colega de Winston cuyo trabajo consiste en editar poemas para que se ajusten a la ideología del Partido. Al final es arrestado por mantener la palabra «Dios» en un poema porque no se le ocurre otra rima.

La mujer del pelo de arena

Una colega de Winston cuyo trabajo consiste en borrar los nombres de las personas que son vaporizadas.

El hombre de la voz graznante

Un burócrata que conversa con Julia en jerga de patos en la cantina del Ministerio de la Verdad.

Katharine

Esposa de Winston. Ortodoxa y poco imaginativa, considera que es su deber para con el Partido tener hijos, y le abandona cuando sus esfuerzos por concebir acaban en fracaso. En una ocasión, Winston considera la posibilidad de asesinar a Katharine durante un paseo por la naturaleza, pero decide no aprovechar la oportunidad.

Martin

Criado de O'Brien. De aspecto vagamente asiático, Martin está al tanto de las conversaciones incriminatorias entre O'Brien, Winston y Julia.

Jones, Aaronson y Rutherford

Antiguos dirigentes destacados del Partido acusados de traición. Winston los observa cuando son liberados tras la tortura y están bebiendo ginebra en el Chestnut Tree Café. También posee brevemente pruebas fotográficas de su inocencia.

El hombre con cara de calavera

Un preso hambriento del Ministerio del Amor que incrimina falsamente a otros para evitar ser llevado a la temida Habitación 101.

Bumstead

Un hombre gordo y sin barbilla que ofrece un mendrugo de pan al hambriento hombre con cara de calavera y es golpeado por los guardias.

El viejo proletario

Un anciano incoherente y borracho al que Winston interroga sobre la calidad de vida antes de la Revolución.

La madre de Winston

Una mujer santa que se deprimió tras la desaparición de su marido. A pesar de tener que cuidar sola de sus dos hijos en condiciones de extrema pobreza, se muestra generosa con ellos. Winston se siente culpable por la forma egoísta en que la trató.

Camarada Withers

Un miembro del Partido caído en desgracia que es vaporizado y se convierte en una no-persona. A Winston se le asigna la tarea de borrar las referencias a él en un artículo periodístico.

Camarada Ogilvy

El héroe ficticio que Winston inventa para sustituir al Camarada Withers.

 

Portadas de 1984